Translate

lunes, 30 de noviembre de 2015

Con permiso del chef

Si echamos la vista atrás como unos veinte años el perfil de un cocinero era el del señor con bigote, poco pelo y pronunciada barriga que se manejaba entre ollas pirenaicas y cuchillos toledanos, donde el chorizo, el ajo, la cebolla o la patata eran ingredientes básicos en sus tareas culinarias. Las cosas han cambiado desde entonces, ahora entre materias priman cilantro, habaneros, wasabi o curry; también sus herramientas: envasadoras al vacío, robots amasadores, criogenizadores o planchas teppan para nitrógeno líquido; y que decir de los que gobiernan todo este cacao, druidas del siglo XXI con aspecto cybernético y actitud radical que dedican su tiempo libre -a éstos sí les queda- al filtreo, al sarao, al viajar, a la aventura en globo o al menos una escalada al Everest compartiendo tienda con César Pérez de Tudela. Son otros tiempos en los que los hombres queremos ser restauradores antes que futbolistas y ahorramos durante la semana para llevar a la parienta -agradecidas ellas- a cenar al restaurante de tal, que tienen menú a la carta original, me dijeron que allí cocinan fenomenal, pagas lo normal y no sales con hambre al final.

Este fin de semana y el anterior fuimos a gastar los cuartos a un par -tres- de estos locales. Sensaciones positivas: sabores atractivos y diferentes, atención cuidada, esmerada puesta a punto en cada plato; en negativo: precios desorbitados, cantidades insignificantes por ración -tienes que comer tres por persona mínimo- y, aunque en el paladar queda retrogusto de lo comido, a las dos horas le estábamos metiendo al cuerpo chocolate con churros en cantidades industriales. Merece la pena, todavía no lo sé, creo que tendré que volver a alguno de estos sitios para corroborar la opinión. Por lo de pronto, a la corta, caeré por algún mesón de tortillas, embutido y pimientos de padrón. Si están gorditos los que mandan, mejor.