Translate

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Calendario 2011

Estoy haciendo un diseño para un calendario, es un cartel a 45X33 cm publicitando el bar de un colega. Es el tercer año que se lo hago y como no he ido a sacar unas fotos tendré que ir tirando con las que tengo de otros años. Al final va a parecer igual que los otros.

Aunque se trate de una tontería, cualquier diseño que vaya salir a la luz -quiero decir que pase por la imprenta- me preocupa mucho que mantenga los mismos niveles de color que en el formato de pantalla, el que considero válido cuando entrego el archivo al que me lo encargó y quiero que mantenga incorrupto hasta el final del proceso. Casi nunca lo consigo, no sé si es que me exijo mucho o no doy con los perfiles de color adecuados para ello. Es un poco frustrante la verdad.

Este año he optado por algo poco original pero que suele funcionar: representar una alegoría de las cuatro estaciones para así relacionarlo con el negocio, abierto todo el año con una opción diferente para cada época del mismo. Como el lugar en el que se encuentra situado es zona de verano, el resto del tiempo carece de interés, hace frío y no hay empresas dedicadas a deportes de aventura que podrían tener demanda en sitios como éste; entonces, a falta de masas, hay que mantener a los que ya están y ganar a los posibles. El negocio funciona bien, el dueño monta fiestillas de cada poco, el sitio es agradable y el entorno es magnífico. Se nota poco que he pasado gran parte de mi vida en esa playa y muchos de mis mejores recuerdos ocurrieron allí.

martes, 28 de diciembre de 2010

Los que nos dedicamos a esto

Este día te quejabas en tu blog de la cantidad de gente que se había reunido en un lugar determinado para practicar un deporte en concreto. A toda esa gente -quizá me encuentre entre ellos- la tildaste de correveidile como si no supiéramos que muchos de ellos estaban allí por haber leído tus crónicas y no por escuchar a los que tú llamas chivatos. Nadie te manda contar a lo que te dedicas ni al lugar al que vas, y si lo haces, no eches la culpa a los demás basándote en una torpe deducción. Esto es como cuando los de mi generación íbamos al cole: se ponía de moda un juego y había que aguantar que los mayores te rompieran el peón, guicharan tus canicas o jugando al paredón te estampaban un trallazo de balón de fútbol reglamentario -y mojado- en toda la cara. Es ley de vida y forma parte del juego, no te rayes con la peña que disfruta de las mismas aficiones, y que, contradictoriamente, te encargas de alimentar día tras día. Estoy seguro que te sientes orgulloso de la cantidad de visitas que tienes; no lo estropees de esta forma porque esa gente que lee lo que escribes es la misma que acaba yendo al mismo sitio al que vas tú. Esa actitud tuya, en mi tierra, la llamamos desagradecida.


Bueno, a otra cosa, hoy, Día de los Inocentes, he recibido varios correos con noticias imposibles pero otras la verdad me han hecho dudar. Entre todas ellas escojo la del Seat Ibiza Camela porque tampoco me cogería de susto que el grupo de la cabrita tuviese un coche dedicado. Ah, cuando digo lo de cabrita no me refiero a su cantante sino que el tipo de música que hacen me recuerda a la de aquellos gitanitos que iban por los barrios con un teclado, un ampli, una escalera y el animal, meneando el platito mientras, desde las torres, los vecinos lanzaban monedas motivados el desparpajo y agilidad del rumiante.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Modernos de la edad de piedra

España parece un país desarrollado, democrático y civilizado; es correcto, depende con quien se compare pero es así: empresas multinacionales, infraestructuras, deportistas de élite, desarrollo cultural y conciencia social son algunos ejemplos de ello. Al igual que sucede en otros países de este tipo, intentamos mejorar en el día a día, pero algunas decisiones que se toman son a mi entender retrógradas.

Como comentaba en Falsa indentidad (Jueves 25 Octubre),  lo de prohibir fumar en locales privados me parece más dictatorial que saludable. Piensan que es una manera de educar a la población para que mejore su calidad de vida partiendo de la idea de radicalizar el consumo, así las nuevas generaciones no lo considerarán apetecible y por lo tanto desaparezca del mercado. Vale, argumento coherente, nos habéis convencido, sin embargo ya que estamos poniendo una vara de medir para el tema saludable, ¿por qué no contratáis a una empresa para que haga un estudio sobre los elementos más contaminantes a nivel nacional y la manera de erradicarlo a corto plazo?. Lo sabéis mejor que nosotros.

Otra cosa, ¿por qué es necesario prohibir las descargas no oficiales, el pirateo a fin de cuentas, si eso supone una culturización general impagable?. Se me ocurren tres motivos:

- Los dueños de copyrights y demás os la dan con queso utilizando argumentos del siglo XX.
- Sois amigos de los antiguamente artistas a día de hoy empresarios.
- Vuestra ideología no es liberal aunque presumáis de ello.

Los sindicatos de autores y afiliados tendrían que ponerse de acuerdo con sus representados para intentar adaptarse a los tiempos y seguir creando obras a base de sudor y esfuerzo, saliéndo del corazón. Con el buche lleno se gana en medios en la misma proporción que se pierde creatividad porque la mente está dispersa con la idea de disfrutar lo que antes era sólo imaginar; esa misma imaginación que construía la creatividad y la pasión. Buff, lo voy a dejar aquí que me estoy poniendo profundo; salgo a comprar unos regalitos de navidad que hoy tengo libre.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Puede ser, no sé, es posible II

Cuando te felicité las fiestas aprovechaste para decirme lo delgado que me veías y que utilizara las vacaciones para comer, que falta me hacía. Sí, tienes razón, claro está que no sabes, como yo sí sé, lo poquita cosa que fui cuando era niño y lo machote que me veo a día de hoy aún siendo un tirillas de talla por determinar. Son perfiles, cada cual tenemos uno y el mío es de línea fina.

Posiblemente te sorprendió mi respuesta tan contraria a tu comentario, a la vez que insolente mi reacción supongo; no sé que tal lo encajaste pero es mi forma de ser, trato a todos de tú a tú. A ti te pasa lo mismo, ¿no?. Creo que la mayoría de gente está a disgusto con su cuerpo o por lo menos modificarían algo, en mi caso, con siete kilos encima, no estaría mal.

Tener tendencia a adelgazar te permite poder comer hasta saciarte y, aunque hay que disponer de tiempo para cocinar, más sacrificio supondrá seguir una dieta de adelgazamiento. Por lo tanto, estoy contento conmigo mismo, encantado de haberme conocido y sin problemas físicos de ningún tipo; cuando vaya viejo ya te comentaré. He de reconocer, eso sí, lo sincera que eres cuando hablamos y lo que me afectan, para lo bueno y lo malo tus palabras.

Puede ser, no sé, es posible

Cuando pienso que pueda haber alguien leyendo alguna línea de lo que aquí humildemente se escribe es cuando reviso si falta alguna tilde, si hay signos de puntuación mal organizados o frases en tiempos verbales incorrectos. No es que controle demasiado de ortografía, no soy un figura, lo que sí intento es darle el ritmo de lectura que a mi me conviene porque la personalidad de uno mismo también es trasladable a la caligrafía o eso creo yo. Un tipo de letra, una firma, una manera de enunciar, de componer, de proyectar, ... es importante para mí al igual que lo es estar hablando cara a cara con una persona aseada o descubrir que la chica guapa que te gusta es también sencilla y natural, por hacer una comparación con las personas.

Si imagino que alguien pueda estar ahí detrás puedo también suponer que lo que busca al leer historias como ésta es entretenerlo/a, incluso que conozca algo nuevo, con una perspectiva diferente a la suya o quizá alguien con quien compartir pensamientos similares, un aliado/a.

Si pensara en quien pudiese estar ahí, pensaría también en sus gustos personales, haría lo posible por contentar a la audiencia, buscaría maneras de publicitarme e intentaría en el día a día superar lo que escribí ayer. Esto no es posible, lo siento, si no el blog no podría llamarse del color que yo lo veo ni sería independiente. Además, es la razón principal y casi la única que me motiva a hacerlo y, no nos vamos a engañar, tampoco doy más de sí como para intentarlo siquiera. Justificaciones aparte, estoy contento con el resultado de todo esto.

Hoy es mi último día de trabajo del año y, aunque estoy sin furgo, espero disfrutar de mis once días libres dándolo todo en todos los aspectos. Por lo de pronto me voy mañana a la nieve si alguno de mis colegas tiene libre y quiere ir a pegarse unas bajaditas.

martes, 21 de diciembre de 2010

Con estrella o estrellado

Seguimos con la racha de averías en la furgo, como ya comentaba en otra ocasión, Préstamo Personal 5% TAE (Miércoles 1 Septiembre), soy muy mal conductor y aunque creo que esta vez no tiene nada que ver conmigo, no deja de sorprenderme mi mala suerte.

Hace dos días escuché un pequeño ruído en el motor -evidentemente no soy mecánico-, no le dí importancia hasta ayer que las vibraciones superaban mi paciencia. Lo dejé en el taller, con falta de potencia incluída, y hoy espero noticias. La garantía de la anterior reparación espero cubra ésta porque sino la vamos a tener con el tío del taller. Vaya mierda de mecánico, en mes y medio vuelve a fallar de lo mismo, espero con impaciencia sus explicaciones.

Si contaba, en mis once días de vacaciones de navidad, salir de ruta con la furgo, va a ser que no es posible. No quiero imaginar que me cogiera a y pico kilómetros de casa como ya sucedió otra vez.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Historias que no existen

Algunas veces la imaginación puede jugarnos malas pasadas. La realidad de uno mismo está formada por la suma de lo que ve más lo que intuye, a veces la fórmula no está equilibrada y barre para un lado más que para el otro. Son cosas que pasan.

En ese estado de medio ciencia-ficción me encuentro estos días. El concepto de duda me asalta, por eso es mejor no darle importancia, el tiempo pondrá todo en su sitio. Quizá las navidades me pongan sensiblón y todo me afecte sobremanera, me haga alejarme de lo que sucede de verdad y oigo campanas donde no las hay. Ya lo veremos.

Podría decir que lo tengo todo controlado, que en mi cabeza circula fluída la información sin atascos, es verdad, sin duda, pero cuando se trata de trasladarla al mundo real, contando con los demás, esto es inviable. No es material para compartir por eso es personal e intransferible. Como tú.

He firmado una cláusula conmigo mismo, es top secret, son informes confidencialeS que nunca saldrán a la luz. Mi novia tiene razón, me conoce terriblemente bien, cree que es difícil saber lo que pienso, que no soy transparente; es cierto todo lo que dice, aunque me duela reconocerlo.

En ocasiones quisiera poder adentrarme en la mente de la gente que no guarda recovecos y saber si esa forma de ser corresponde a una característica propia, intrínseca, o por el contrario está basada en la intencionalidad de ser sincero con uno mismo y con los demás. Ya me gustaría saberlo.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Pelito ye-ye

Como las chicas van a salir de rumba porque tienen cena, nos quedaremos de niñeras como buenos chavales que somos, así que hoy toca noche de cantajuegos y  pinturitas de colores. Mi sobrina es mogollón de simpática y te ríes un montón con ella, es, como todos los niños que están en la etapa de aprendizaje del lenguaje, un show humorístico cuando quiere decir muchas cosas a la vez: se atranca, pausa, acelera hasta mezclar letras de palabras distintas, pausa, acelera de nuevo, levanta el dedo índice para darle mayor relevancia a lo que dice, repite el artículo del comienzo de frase tres veces, se atranca, ... nos morimos de risa.

La gente no sé como se atreve a tener niños, menos mal que para todo está la familia porque sino no sé como se las arreglarían trabajando los dos con el estrés que tiene que suponer llevar bien todo esto. Un crío da mucho trabajo, hay que ser muy responsable para tomar la decisión de tener uno y educarlo como se merece. Puede ser que yo sea un tipo egoísta y poco dado a darme la oportunidad de saber si sería buen padre o no pero lo que si le doy es la importancia que merece. A día de hoy no me lo planteo  -claro está que tendría que contar con mi novia para ello- en un futuro no lo sé.

Cuando reviso lo que escribo más arriba, como estoy haciendo ahora, me pregunto porqué lo hago. Si escribir es algo necesario en estos momentos para mí y si me ayuda a equilibrar una parte interior sería una chorrada, la vida no me ha cambiado nada desde entonces. Lo que si que tengo que agradecerle a este blog es su capacidad para guardar sentimientos que igual nunca más se vuelven a producir.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Normalito, del montón

Hay cosas que se intuyen a las claras pero otras cuesta mucho más. Este estado de incertidumbre me permite ser más reflexivo, que en un carácter instintivo como el mío es de agradecer. Cuando cosas como estas suceden lo mejor es dejarlo pasar y no remover nada. Todo va bien, el beneficio de la duda me hace pensar en ello, es normal, no lo puedo evitar, pero es llevadero y agradable a la vez. Disfruto del momento. Espero no ser el único.

Hoy el día estuvo frío y gris, mañana no tengo nada importante que hacer y después de pasarme por la playa para hacer un poco de deporte me dedicaré a ver fútbol por la tele. Estas navidades queríamos ir a Londres pero de momento no hay viaje planeado; igual echo un ojo por la red a ver si veo alguna oferta., siempre que buscamos algo acabamos encontrando algún chollo de viaje+alojamiento. Los chinches también nos valen, forman parte del escenario.

Le he llevado a mi ahijado una carta de los Reyes Magos para que escribiera -garabateara- que regalo quería que le trajeran a mi casa. De entre todos los regalos que ha podido elegir, ya que seguramente haya visto cientos de juguetes por la tele, ninguno le hace tanta ilusión como cualquiera relacionado con spiderman. He de reconocer que a su padrino le gustaba mucho cuando era pequeño y un poco se lo inculcó ahora al niño con premeditación, nocturnidad y alevosía. A ver si encuentro un disfraz a cuerpo completo de la talla 2-3.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Encogidos y arrugados

Hace casi un mes que no me corto las uñas de los pies y la verdad es que alguna de ellas ya empieza a doblar la esquina. Decía un chiste de faemino y cansado: Estaba un hombre subido al trampolín más alto de la piscina. Desde arriba, colocándose en pose de salto, erguido y con los brazos extendidos, le pregunta a un colega que está metido en el agua:

- Oyeee, desde ahí abajo ¿qué parezco?
- Pareces un águila real
- ¿Por la pose no?
- No, por las uñas de los pies ¡qué parecen mejillones!!.

Pues ahí andamos con las garras afiladas por si hiciera falta sacarlas. Mañana les paso la podadora.

Hablando de otra cosa, a tres compañeros del trabajo le habían robado pasta hace cosa de un par de meses. Ayer me lo contaba otro compañero -yo no sabía nada- y me entraban ganas de llorar. En esta empresa, si destacamos por algo, es por el buen rollo general, dejamos nuestros efectos personales a la vista y todos los días hacemos jornada de puertas abiertas. Consideramos que la confianza es básica para el buen funcionamiento de las relaciones laborales y personales. A mí todo esto me parece fundamental y una de las motivaciones para trabajar aquí. Por eso ayer mismo puse un billete de 20 € a plena vista, en la zona donde el amigo/a de lo ajeno opera. Sólo saldrá de ahí por dos motivos:

a- Que me lo roben
b- Que la persona que se llevó lo de mis compañeros les devuelva lo que es suyo y les pida perdón.

Mientras tanto, el billete ahí colgado le recordará día tras día el error que cometió. La gravedad del asunto está en que hemos perdido algo y no es precisamente el dinero.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Mach 2,3

Como ayer por la noche no tenía nada importante que hacer para pasar el rato abrí la web de wikipedia -es mi último recurso antiaburrimiento- y aunque realmente no me acuerdo como empezó la curiosidad, el caso es que acabé haciendo un curso de historia de la aviación supersónica civil y motores a reacción. Sí, ya sé que es un coñazo y desde luego no voy a trasladar a este blog detalles sobre el tema.

Después de dar un paseo virtual por empresas históricas como DeHavilland, Boeing, Aérospatiale, BAC, Túpolev, RollsRoyce, Energy Electrics, SNECMA, ... me dieron las dos y media de la mañana. Sinceramente, nunca he sentido demasiado interés por los aviones pero tengo que reconocer que hoy todavía pienso en ello. La pequeña clase de tecnología aérea ha sido productiva porque me ha permitido conocer un poco la carrera internacional por ser los dueños del cielo y el desarrollo de la ingeniería aeronáutica en el siglo XX. Vale, ya lo dejo.

Espero que en el siglo XXI las empresas españolas formen parte de proyectos de tecnología punta - ya lo hace CASA con Airbus por ejemplo- porque soy de los que piensa que el español ha pegado el estirón y ya no se viene abajo cuando algo se le hace grande. Estamos a la altura -sólo hace falta mucha pasta en I+D- y se demostrará, ganar un mundial de fútbol también ayuda para generar confianza; google dispone de una aplicación con medidores de audiencia que destacan que el acontecimiento más seguido de los últimos años en el mundo ha sido Sudáfrica2010 -por encima de las Olimpiadas de Pekín o el desastre de Haití por ejemplo-; este dato es un resultado de la curiosidad informativa del mundo en que vivimos y lo mucho que nos gusta el deporte en general.

Esta mañana, al levantarme de cama para ir a trabajar, he pensado lo mismo que la mañana de ayer: tengo mucho sueño, hoy me acuesto a las once. Como pasará en la mayoría de hogares, esto nunca se cumple. La curiosidad está enemistada con el cansancio.

martes, 14 de diciembre de 2010

Lo más sencillo basta

Parece simple hacer un logotipo a un color para una empresa. Normalmente con nombre y anagrama iría listo: un juego de caracteres con chispa y una imagen relacionada bastaría. Cierto, esa es la fórmula, pero llevarla a la práctica cuesta bastante más. Cuando alguien me pide que le diseñe uno, suelo pensar siempre en lo que quiere y no en lo que me gusta a mí, si algún día le va mal el negocio no me sentiré responsable en ningún caso. Ya fueron tiempos.

Aquí me encuentro, enfrascado en el tema. Llevo once diseños pero ninguno le convence y eso que le pedí unas pautas para no irme por bulerías. La verdad es que tiene un concepto predeterminado en la cabeza y no se baja de la burra, en parte casi mejor ya que evita que me disperse. El problema es que su ideal de anagrama es: la manzana de Apple o el símbolo de Nike!!. Es tonto el chaval: diseño sencillo, claro, reconocido por todos, con cierto aire de culto y respaldado por los críticos más feroces.

Entonces, ¿qué logotipo se puede crear con esas características y que no esté inventado ya? porque, según le expliqué de antemano, no hago imitaciones de nada.

Entre los tres últimos que le envié escogió uno por fin, me pidió modificar algo del texto pero el logo le gustaba. Parece mentira pero el elegido creo que fue el primero que hice, el cual descarté por considerarlo demasiado simple. Ahora, sin demasiadas ideas, aproveché y se lo empaqueté en el último envío con intención de sumar uno más, sin convinción. A mi colega le moló; lo perfilaré un poco y listo.

Si tuviera que elegir yo, me quedaría con seis antes que con este. Sobre gustos no hay nada escrito. Igual mi concepto de diseño de logos está un poco desvirtuado. Es como con la música, hay grupazos de mucha calidad que no suenan nada y otros, limitados, arrasan. Hay que tener duende.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Remontando el vuelo

Hay que ver lo fácil que es poner de acuerdo a los partidos políticos cuando pueden perder unas idílicas vacaciones de navidad en un resort de islas Zanzívar o ese crucerito con todo incluído por las Bahamas. Confabulaciones aparte, me extraña mucho que el cabreo que tienen gobierno y oposición sea por haber dejado tirados en pleno puente a 600 mil viajeros. El estado de alarma era una manera de asegurar que todo ese dinero invertido en vuelo+hotel no fuese a parar a saco roto, que los futuros votantes indecisos vean lo responsables que son los ejecutivos de tal o cual bando, que se solucionan los problemas cuando es necesario, que los culpables son los otros.

Del color que yo lo veo, los políticos primero buscan la tajada, las migajas las dejan para los buitres. Cuando enfatizan tanto, algo buscan a cambio, no suelen apelar al ciudadano a no ser que les convenga electoralmente. Hace falta ser pardillos para aprobar un decreto que supone que un gremio, que no tiene competencia porque parece ser que no hay oposiciones, pierda muchos de los privilegios que tenía de golpe a porrazo y no pensar en un plan previo, por si a éstos se les ocurriera sublevarse y ejercer presión mediante una huelga que mandaría todo al garete. Los otros pardillos, los de la acera vecina, tratan de hacer que apoyan la decisión porque no queda más remedio, no sin antes anunciar a bombo y platillo que con ellos en el gobierno no ocurriría.

Entiendo que gobernar un país tiene que ser difícil pero es que tampoco ayuda mucho el nivel de los políticos actuales, es la impresión que tengo por lo que emiten de los que salen en los medios. Esta noche, una controladora hablaba en la tele, era una especie de entrevista, comentaba, al igual que en su blog, la presión insoportable en la que se encontraban ejerciendo su profesión, con turnos doblados, fines de semana laborables y tropecientas horas trabajadas. Estaban reventados.

Por lo que yo podía entender, el tiempo laboral no era superior al de muchos empleados del sector naval, alimentación, restauración, autónomos, agricultores, militares, etc. La alumbrada decía que llevaban así nueve meses. ¿Nueve meses?, ¿reventados?, vaya faena, cuando le oí lo de nueve pensé que iba a decir años. Pobrecitos, mañana mismo me informo si tienen número de cuenta para hacerles un ingreso.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Los que hacen lo mismo

Echando un vistazo por la web a todos aquellos blogs de gente que conozco y que practica el mismo deporte que yo, me doy cuenta de lo implicados que están con el tema y lo mucho que controlan. En un principio, cuando me picó el gusanillo de la bloguería, no tenía claro si debía adentrarme en aficiones personales o aparcarlas a un lado porque tampoco quería mostrar material poco trabajado. Estos chicos de los cuales hablo, que publican blogs multimedia con videos y fotos de calidad, tienen a su vez un equipo de trabajo potente, con cámaras de objetivos mastodónticos, comparten disponibilidad para viajar y un esfuerzo y una entrega dignos de admirar. Entre tanto despliegue era imposible competir con ellos de igual a igual aunque tampoco era mi intención.

El resultado de mi idea es esto, un blog personal, sin imágenes ni videos; ni siquiera el típico fondo blanco con letra Arial simple que se lee cojonudamente bien. Un pestiño a primera vista, intencionado de antemano para atraer lo mínimo. Es antiaudiencia. Supongo que todo esto ya está inventado también y habrá gente que lo haga mucho mejor pero no los conozco personalmente por lo tanto no me influye. Lo que si intento es no copiar nunca lo que ya he visto por ahí.

Volviendo al temilla de mis amigos los blogueros, en sus mismos blogs me doy cuenta de que nos parecemos más cuando escribimos que en persona. La mayoría de ellos tienen una visión de la vida muy parecida a la que tengo yo: la naturaleza está ahí, disfrutémosla-este día no lo volveré a vivir, disfrutémoslo. En persona no se percibe tan fácil ni queremos hablar de ello. Es algo íntimo, como lo de escribir.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Peluquería Sansón

Con respecto a la Operación Galgo quisiera dar mi punto de vista desde una perspectiva a pie de cancha. Un deportista que se sienta como tal posee en la mayoría de los casos una ambición por encima de la media, todos ellos están acostumbrados a competir desde muy niños y a destacar entre los demás. Al igual que cualquier trabajador, quieren progresar y ganar dinero con ello si es posible. La profesionalización trae consigo la necesidad de resultados positivos para seguir convenciendo a los sponsors y meter algo en la hucha; al igual que le ocurre a la gente marinera, si no hay pescado no hay ahorros. Bien, cuando uno ya pesca y además disfruta de cierto status entre el resto del gremio, o deja de pescar manteniéndo su leyenda o sigue esforzándose en la rutina del día a día sin aparente ambición que lo motive como antes. Para superar todas estas trabas mentales -creo que no son físicas- hace falta un aliciente, un plus que te dé vidilla.

Con esto no quiero decir que crea que los deportistas sean culpables, pienso sinceramente que el entorno lo es más: entrenadores, preparadores, familiares, aficionados, ... todos exigen y ayudan a que se produzcan estos casos. Por otro lado habrá una contralucha orquestada por los propios interesados, utilizando productos disipadores de restos en el organismo, que dependiendo de los casos serán más o menos efectivos. La organización mundial de control antidopaje aumenta año tras año el número de componentes prohibitivos pero los nutricionistas van por delante. ¿Qué deportista no toma algún tipo de suplemento proteínico para ayudar a?. Sobre los más listos, los mejor preparados, planean dudas siempre. Cuanto más esforzado y mediático sea el deporte, mayor vulnerabilidad a caer en las redes del apoyo químico. El espectador quiere un determinado número de eventos, el competidor mayor gloria, es la ley de la oferta y la demanda.

No quiero culpar a nadie mientras no se demuestre lo contrario pero al igual que ocurre en la sociedad si preguntamos a menores de edad si han bebido alcohol este fin de semana, si se han fumado algún porrillo o si han probado otras historias, la mayoría de ellos suavizarán la cosa, mintiendo en muchos casos sabiendo de antemano que siendo sincero/a estás sentenciado/a.

La plena motivación mental está reservada para momentos breves o para unos pocos privilegiados con talento natural para mantenerla día tras día. El resto de los mortales vamos trampeando buscando alicientes extra que nos hagan compañía, nos ayuden a superar barreras: puede ser un Dios, una sustancia, una emoción, una confesión, una mentira. En el caso de los profesionales de élite aparece multiplicado por mucho. ¿A quién le amarga un dulce?.

Para poder inculcar a los chavales una filosofía sana del deporte y de la vida en sí, es necesario luchar en contra de todo esto porque de lo contrario la corrupción crecería directamente proporcional a la permisibilidad de la sociedad. Si os han pillado, os jodéis.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Cosas que importan poco

Hace unos cinco años viniste a verme, como hacen los representantes de los clubs con las jóvenes promesas, un poco por ver mi calidad. A mí, realmente, me importaba bien poco tu visita pues desde niño tengo claro que las metas se alcanzan a base de esfuerzo. Supongo cual fue tu diagnóstico después de hablar conmigo: no apto. Bajo tu punto de vista creo que te parecería un tío insípido, con poco afán por progresar y falta de ambición. Bajo mi punto de vista soy un tipo íntegro que no necesita publicitarse ni demostrar su valía porque lo doy todo todos los días.

Las preguntas que me hacías, a modo de mini-entrevista, iban encaminadas hacia la fidelidad a la empresa y donde me ubicaría si me diesen la oportunidad. Mis respuestas eran monosilábicas y carentes de interés, valoraba las opciones pero creía en mi interior que si realmente estaba preparado no haría falta aprovecharme de tu visita. Por citar alguna de tus preguntas, te interesaba saber dónde me veía dentro de unos años y en qué cargo. Sí, yo también valoré en ese momento si tenías talento para encontrar lo que no se ve a simple vista.

Cinco años después de esa visita sigo aquí, en el mismo puesto, en la misma empresa. Soy feliz con lo que tengo y lo que soy como lo era hace doce años y medio cuando aquí mismo firmé mi primer contrato laboral. Como hacen los anfibios, me adapto al medio con facilidad y disfruto de ello. No necesito mucho más.

Estos días me he enterado, de rebote, que tengo una categoría profesional pero en mi nómina dice otra. El caso es que desde hace unos cuatro años pierdo casi dos euros al día. Supongo que la empresa, al saber esto, me pagará los atrasos del 2010 porque los de años anteriores ya los he perdido. Esto no es importante para mí porque intento que el dinero me preocupe lo menos posible; para comer tengo. Sí, ya sé que es una parte que me corresponde, que es mía y tal pero una pieza fundamental en mi vida pasa por no recordar demasiado. Seguiré siendo el mismo a fin de cuentas.

Bueno, pues la historia es así. Tú venías a saber de mí y yo no tenía intención de darme a conocer; si merecía o no la pena el tiempo lo diría. A día de hoy, del color que yo lo veo, esta historia es un fiel reflejo, real, de las preguntas que no respondí en su momento: la fidelidad que soleis buscar llevada a la práctica.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Conversaciones difíciles

Me quedé pegado cuando me has preguntado por mi ideología política, la verdad es que no me gusta hablar de ello salvo con mis allegados porque tengo una opinión bastante radical del asunto. Esta fue mi primera respuesta, después vino una segunda pregunta. Ahí si que ya me tocaste la fibra porque entrar a valorar el periodo de mandato de determinado dirigente me soltó la lengua. Sinceramente, no creí que tuvieses grandes argumentos para defender tu postura, me sorprendiste.

Sé que eres un tío con inquietudes, lector, agudo, escéptico. Te considero una persona inteligente y me lo has demostrado, pero en cuestiones sociales no esperaba que estuvieras tan enchufado ni que quisieras entrar a valorar nuestras posturas, más cuando percibías que yo no tenía intención de ello. ¿Querías realmente saber lo que yo pensaba?, ahora ya lo sabes, lo contrario a tí.

Claro que no estoy de acuerdo contigo, por supuesto que voy a favor de estos, no me los compares con aquellos, parece mentira que no te des cuenta, prefiero esto y no lo otro. La cosa se prolongaba, yo intentaba cerrar el pico pero me resultaba difícil porque tú intentabas que argumentase, concediéndome tiempo en cada frase que decía; se veía bien a las claras que no querías dejar el tema.

Para mí, aunque no quiero, va a resultar duro olvidar esta conversación. Ya te dije que tengo un bando definido claramente y no quiero discutir con un compañero tendencias políticas. Lo considero un tema íntimo como para tratar en un entorno laboral, del color que yo lo veo son tareas incompatibles. Tienes que perdonar mi poco interés de hoy por la tarde, si pudiera volver atrás, cerraría la boca y me iría para casa deseándote un buen finde.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Menos es más

Lo mejor de todo es lo que viene, la idea de vivir con plena independencia tiene que ser fabuloso de volver a sentir, los que disfrutamos de salud no lo valoramos en su toda su extensión. Con el tiempo sólo te quedará un pequeño recuerdo, una cicatriz y poco más. Nosotros estamos ahí para lo que necesites, ya lo sabes.

Desde el cariño que te tengo deseo todo lo mejor para tí. Tú si que vales.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El ejemplo más simple

Vaya bajón cuando llegas a casa y te encuentras que está todo sin hacer: vertedero lleno de cacharros sucios hasta la bandera -ollas incluídas-, cama revuelta y pantalones por el suelo, suelo que está sin barrer, escoba que se rompió el lunes; el cuarto de baño sucio, con ropa limpia sin tender metida en la lavadora desde el martes; el perro meó en la alfombra del pasillo, pasillo en el cual la tubería del radiador sigue pingando agua, agua como la que sigue cayendo en el falso techo por culpa de la gotera del tejado, sobre el que sigue lloviendo sin parar hoy, miércoles night. Ahora es tarde y no voy a poder, mañana es jueves, día mundial del zafarrancho de limpieza y bricolage.

En el momento que abro la puerta de casa, creo, sinceramente, que la voy encontrar mejor que como la dejé por la mañana; pero esos duendes con los que cuento no aparecen nunca y la veo igual que estaba, hecha un desastre. Parece una gilipollez pero cuando ocurre algo que me da mucha pereza tener que hacer, me imagino a una señora tunecina que ví caminando por el desierto hace unos años, con un cántaro de agua en la cabeza que medía la mitad que ella, sin más señal a la vista que las roderas del paso en 4X4 que dejábamos los turistas. Cuando, en mi imaginación, la pongo a ella como ejemplo, sufro menos y trabajo más.