Translate

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Una de vaqueros... y otra de Tráfico

Defiendo el derecho a la huelga como el derecho al trabajo. Es una opción personal acudir y no debería estar condicionado ni por un bando ni por el otro. Entiendo que a la mayoría hay que darle un empujoncito para que tome decisiones en la vida pero a los que ya somos decididos por naturaleza no nos gustan nada las medidas de presión bajo la opción de la vara. Utilizar la violencia física o la amenaza de despido dependiendo del bando es propio del siglo pasado y el látigo se abolió junto con la esclavitud hace dos siglos. Si hay que pelear, que sea por la libertad y la democracia. Por eso cuando veo a un piquete golpear coches particulares -casi siempre escondidos, sin dar la cara- con la excusa de ir contra el esquirol o a un empresario amenazar con represalias si no acuden sus empleados al trabajo en día de huelga se me revuelven las tripas. Con una varita mágica cambiaba yo las tornas y convertía a los piquetes en empresarios y viceversa; a los políticos en ciudadanos antisistema y viceversa; a los cobardes en soldados de primera linea de batalla y a los tiranos en encargados de limpiarles los gayumbos a los anteriores.... vaya progreso de los cojones. Luego queremos reconvertir talibanes en ovejas porque viven en paises supuestamente subdesarrollados. Aquí lo que sobran son otro tipo de sub que rima con portales.


Bueno, a otra historia. La ley de tráfico cambió el 30 de Mayo de 2010 y la nueva normativa endurece muy mucho las sanciones por exceso de velocidad. En la red se pueden comparar tablas de multas antes y después del cambio. Sirva a modo de ejemplo esto que cuento: A un amigo le llega una multa por exceso de velocidad; un radar fijo cazó a su vehículo a 86 Km/h por una vía con límite de 50. La fecha era 18 de Mayo. La sanción impuesta es 140€ y 2 puntos (con la reducción del 33% queda en 94€). En el mismo punto kilométrico, el mismo radar fijo me fotografía a 81 Km/h (5 menos que a mi colega). La fecha era 12 Junio. La sanción impuesta es 400€ y 4 puntos (con la reducción del 50% queda en 200€). ¿Están ustedes de cachondeo, son gilipollas o el tonto soy yo?. Por cierto, les he enviado tres cartas certificadas para que me devuelvan el Permiso de Circulación que lo tienen en su jefatura desde hace dos años y medio. Déjense de tanta modificación de multas, anunciando toda esta nueva tecnología como si fueran del CSI -con las altas recaudaciones que obtienen pondrán cinemómetros con ribetes dorados y esmeraldas del Perú- y preocupénse de dar trabajo a la gente que se encuentra en el paro y que podrían atender las cartas que de momento ustedes no atienden. Hay que estar a las verdes y a las maduras, por eso cuando a Usted, señor Director de la Guardia Civíl, lo pillan con su coche a casi 200Km/h debería de dar ejemplo y utilizar la bicicleta durante seis meses por lo menos. Imbécil.

martes, 28 de septiembre de 2010

Casi no te queda tiempo

Estás tensando mucho la goma y se va a romper, ¿no te das cuenta que confías demasiado en tus cualidades y no tienes mucho talento?. En los tiempos en los que vivimos ya no es suficiente con adquirir un estatus y mantenerlo eternamente, hay que hilar más fino. Además, menospreciar a los que conviven contigo es ruín, infravalorar a las personas por lo que no destaquen a simple vista te da, bajo mi perspectiva, un punto de ignorancia de primero de primaria. Un niñato.

La culpa es de todos nosotros, te hemos abierto las alas y no las vas a cerrar ahora. Una vez desplegado, en vuelo, es difícil cogerte.

Ten cuidado monín porque ya he aprendido a volar con mi propio sistema; soy gavilán y, aunque no estoy hambriento, a los pichones como tú los consideramos un manjar. No me busques.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Reflejos que alegran mañanas

Aunque el espejo estaba empañado por el vaho de habernos duchado por la mañana temprano antes de ir a trabajar, un halo de claridad me permitía ver como te ponías, con gesto serio y concentrado, el rimmel en las pestañas. No pude evitar sonreir; me miraste extrañada preguntándome de qué me reía. De nada, te respondí mientras suavizaba mi sonrisa. Tampoco te iba a decir que en ese momento me pareciste la chica más guapa del mundo, que la alegría me desbordó y se notó; aunque fuesen las ocho de la mañana.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Hazañas de domingo

Una vez que me he levantado a las nueve de la mañana aprovecho el tiempo para salir a dar un paseo por los alrededores de donde vivo. Andar no me gusta, ya tendré tiempo cuando sea un poco más contemplativo; por eso cojo la bici, porque puedo ir recorriendo mayor distancia.


La verdad es que no conozco mucho el lugar. Llevamos cuatro años con la casa, de ellos dos largos viviendo aquí, pero casi todo el tiempo libre ha servido para hacer la reforma de la vivienda y disfrutar de ella, así que no ha habido muchos momentos para descubrir a fondo el valle.


La primera media hora me la tomé en plan paseo, después me cansé del ritmo lento y subí una de las montañas que bordean el valle. Para el descenso preferí la bajada por un cortafuegos ya que el terrero era más propicio para la mountain-bike. A medida que iba cogiendo ritmo me encendía más y más. Hubo un momento en que me creí Jose Antonio Hermida, salté un bache, no pensé fuese alcanzar tanta altura, perdí el control en el aterrizaje y, para no estamparme contra las piedras, acabé dándome un chapuzón en una pradera de tojos y zarzas que me han puesto lindo. Si me llegan a meter en una tienda de campaña con veinte gatos callejeros me arañarían menos.


Cuando tenía ocho años me caí entero en un campo de ortigas, me tuvieron que rocíar con vino tinto todo el cuerpo y la de ampollas que salieron ese día son más o menos la misma cantidad que arañazos tengo hoy. Una mañana de domingo productiva. A ver que cuento mañana en el trabajo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Construyendo una guardería

Hay algo que me preocupa y voy a intentar explicar como me siento. La verdad es que no había reparado en ello hasta hace poco. La gota que colma el vaso se produce esta semana y ello me lleva a plantearme ciertos aspectos de la educación que quizá yo no tenga tan claros.


Según expresaba en ¿Hay vida ahí dentro? (16 Septiembre) el acto de abuso a menores por parte de los educadores religiosos me parece lo peor. Este día se descubría un nuevo caso de pederastia en Valencia donde un párroco confesaba sus mas hondos pecados carnales. El hombre se escudaba en que tanta relación con los pequeños derivó en esa conducta, que del amor fraternal al carnal hay poca distancia y que por desgracia para todos era un pensamiento irrefrenable. Aquí aparecen mis temores.


Quiero mucho a los niños. Tengo varios sobrinos, alguno ya es un hombrecito y siempre he jugado mucho con ellos. Aunque suene a farol creo que me quieren mucho a mi también. Desde que nacieron, he intentado poner mi granito de arena en su educación y aportarles alegría, imaginación y solidaridad porque son niños y me parece importante que tengan valores como éstos. Desde luego no soy educador, nunca he tenido experiencia en el cuidado de críos ni tengo cursos de pedagogía pero jamás se me ha pasado por la cabeza cualquier tipo de conducta sexual con menores. Tengo miedo, de todas formas, que la sociedad adquiera una especie de barrera contra toda persona que le gusten los niños, a ver si por ser un hombre adulto y jugar con ellos ya hay que colgarle la pegatina de sospechoso. ¿Tienen que seguir confiando los padres en gente como yo?. Espero que sí.


Del color que yo veo esta historia lo que dice el curilla no tiene sentido. Aún entendiendo que pueda ser posible que a medida que se establecen vínculos los caminos se acorten, el tipo es de los de bragueta dulce y cerebro distorsionado. Además, la represión en la que lo enclaustra la religión hace que esto se eleve al cubo.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Ya sabes lo que pienso

No creo que estés enfadada conmigo. Lo digo porque me miras con la cara B aunque sé que es una pose, una actitud de distanciamiento, ¿me equivoco?. Tampoco tienes que darme explicaciones porque no nos conocemos de nada fuera de este entorno. Mejor así.

Un día te dí la dirección de mi web, desde ahí podrías enlazar con este blog. Por supuesto, tú no sabes nada, nunca te hablé de ello porque no me interesa compartir esto con gente conocida así que lo que aquí escriba referido a tí se mantendrá en el anonimato. Disculpas virtuales para ningún destino.

Te pido perdón por llamarte Mesonera el otro día. Si eres una chica femenina te haría estúpida gracia mi ocurrencia, es de mal gusto. Sabes que para mí vales un montón seas brutiña o no.

martes, 21 de septiembre de 2010

Falta titular para una redacción

No voy a dar nombres, ni siquiera que tipo de actividad desempeñan, sólo comentar la falta de originalidad en los títulos de las obras. El interior puede ser un pestiño -o lo contrario- pero lo que da pie a comprar algo desconocido es su marketing. Abrir un nicho de mercado no es tarea fácil, menos aún introducir un producto en un sector ya cubierto con intención de competir con el resto, el concepto de mejorar lo que ya existe es fundamental para su supervivencia.


Una cadena de supermercados basó la promoción de sus productos marca blanca en entrarle por el ojo al cliente, potenciando así la calidad de su mercancía. Desde el punto de vista de un diseñador gráfico la estrategia era fantástica: diseño, embalaje, calidad, precio,..a años luz de la mayoría de marcas blancas de la competencia en cuanto a promoción. Si la calidad de sus productos era por lo menos similar, ya tendrían mucho ganado. El tiempo les ha dado la razón.


Un grupo de música pop saca su primer disco al mercado. El título del album no decía nada, la imagen de portada tampoco. No tenían padrinos famosos para auparlos pero en cambio su música era de bastante calidad. Aunque se gastaron mucha pasta en cuestión de publicidad y demás, sus ventas no alcanzaron ni lo mínimo y la discográfica rescindió su contrato. Cambiaron de compañía y con ello de imagen y editorial gráfica, el título de este segundo album era también más original. El estilo y los músicos son los mismos, aunque dirán que la producción musical es de mayor calidad y bla, bla, bla. Hoy son superventas.


Una marca de prestigio dentro del sector del automóvil decidió renovar lo mínimo el diseño de sus nuevos modelos a cambio de gastarse la pasta en materia de seguridad extra. Una garantía en caso de accidente ya que se supone -ellos lo creyeron así- que sería lo fundamental para que un futuro comprador se decidiese por esta empresa a la hora de adquirir un vehículo de gama media-alta. Actualmente se encuentra en suspensión de pagos, necesita ayuda gubernamental y parece que dará quiebra como no ocurra un milagro.


A la hora de comprar cualquier cosa, el cliente utiliza el sentido de la vista como primera opción para ir descartando. Si este sentido no es cubierto por el producto, ya puede ser el mejor del mercado que perecerá si no se diseña de nuevo. El marketing existe desde que funciona el intercambio en la historia de la civilización, con todo lo que ha llovido desde entonces no entiendo que algunas empresas potentes no reparen en ello.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Poniendo el nudo a la corbata

Me fuí a hacer kite con unos colegas que lo practican desde hace tiempo. Era mi primera vez y ellos se partían la caja antes de ponerme a intentarlo porque hacía viento y sabían lo que ocurriría un rato después.


Todo comenzó con una pequeña clase teórica explicándome el tema de la ventana del viento y la importancia de la correcta colocación de las cuerdas pues unas son de potencia y otras de dirección y un mal montaje de una de ellas puede ponerte en Cuenca. El inflado de flotadores y ubicación en el suelo antes de la ascensión fue lo siguiente. Por último, la manera de traccionar una vez la cometa suba y se coloque encima de nuestra cabeza.


A las once y a la una!!, a las once y a la una!!, me repetían una y otra vez cuando vieron, sorprendidos, que levantaba la cometa a la primera. Lo del horario se refiere al movimiento pendulante que tienes que hacer para entrar en la ventana del viento y mantenerse en ella sin perder tracción. Bueno, pues a las once y a la una, les repetí con voz un poco temblorosa.


Nada más entró la cometa en su medio se tensó de manera brutal y como yo mantenía el enganche central un poco tenso pues el miura se encabritó más, despidiéndome como a un muñeco en el sentido favorable al viento. Intenté hacer tensión clavando los pies en la arena y aunque mantuve el control cinco o seis metros los siguientes diez o doce fueron a rastras, comiendo conchitas y caracolas varias, un menú marinero by the face.


Juaaah, ja,ja,ja,ja... se tronchaban. Suelta todo, suelta todooo, me decían. Solté y me frené. Vaya potencia tiene, muchos metros de cometa -creo que eran diez- para un primerizo como yo. Ellos seguían riéndose.


Lo intenté tres o cuatro veces más con cierto resultado así que me mandaron para el agua con una tablita y la propia cometa. Intenté ponerme de pie y avanzar hasta que el viento calmó. No fuí capaz de andar ni cinco metros y enredé la cometa nosecuántasveces con las olas que llegaban a la orilla. Ellos, mientras tanto, navegaban a unos 20 nudos haciendo maniobras bastante llamativas.


Es un deporte espectacular, les prometí que volvería pronto.

viernes, 17 de septiembre de 2010

¿Hay vida ahí dentro?

Lo de ser hombre y practicar el celibato, mantener las alforjas llenas durante toda la vida es, como la exclusiva del tipo que decía llevaba treinta años sin dormir, una trola como una casa. Científicamente hablando, supongo que los testículos de los que no descargan tenderán a enquistarse con los años y dejarán de producir espermatozoides, transformándose en bultos inertes, carentes de vida. Si esto es cierto, los religiosos de voto de castidad sufrirán los síntomas desde que ejercen de ello. Los que no sufran ningún tipo de anomalía genital, cuando se les ha elevado la sotana han soltado lastre y, para ello, o bien aplican lo aprendido en aula de manualidades, o buscan víctimas entre niños inocentes, o visitan beatas predispuestas a clase particular de flauta travesera.



Lo ocurrido con los educadores religiosos de bragueta dulce y cerebro distorsionado en Bélgica, Reino Unido, España y tantos otros países no es más que una consecuencia derivada de reprimir deseos incontrolables. En vez de reconocer obviedades, los representantes de la Iglesia se dedican a echar balones fuera. Con lo fácil que sería admitir que se tiran una pajilla de cuando en vez para aliviar tensiones y mantener esos huevos frescos, sanos y despiertos.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Huesitos y pellejo

Aquí andamos, buscando algo para preparar de cena, bueno, en este caso, comida-merienda-cena tres en uno porque desde el desayuno que no pico nada. Suelo hacer este tipo de vida a menudo, mi horario laboral es de jornada partida y al mediodía dispongo de dos horas libres en las que me calzo el traje de neopreno, consumiéndome un poco más, pesando un poco menos. La comida puede esperar, me encuentro bien físicamente, por la noche me zampo la nevera y listo. El problema es que duermo poco y la cantidad de calorías que necesito diariamente pueden andar por las 5.000, si no hago esto voy desapareciendo como el hombre menguante. Un sacrificio comer grandes cantidades para un pollito como yo, no todas las dietas son de adelgazamiento y esta también cuesta.


El caso es que hoy voy a cocer un poco de arroz, freir unos trozos de costilla de cerdo y huevos fritos con patatas. Para beber, como complemento, suelo hacer a diario un batido marca de la casa que lleva 3/4 l. de leche, 2 yogures petit, 1 plátano, 1 aguacate, 3 claras de huevo, 3 cucharadas soperas de azúcar y un sobre de meritene sabor fresa (proteínas y vitaminas). La suerte que tengo es que no me sienta mal tomarlo por la noche y puedo dormir sin problemas. Lo que ahorro en la comida me lo gasto en la cena y el caso es que me lo tengo que comer aunque no me apetezca. Cuando me canse de este tipo de vida haré otra.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Cuatro oportunidades

Me divierte cuando descubro a una persona discutiendo sin tener ni puta idea. Como comentaba en Barrenderos de parcelas ajenas (22 Junio) no suelo discrepar en estos casos, aún siendo la reacción en contra de mí, pues bastante cruz tendrá, con toda su ignorancia, como para intentar convencerlo/a de lo contrario. Allá él/ella. A todos nos pasaría alguna vez que nos discuten algo con mucha fe, tanta que te hacen dudar de tus propios argumentos y acabas asintiendo como los perritos de los cristales traseros de los vehículos de los años ochenta. Al llegar a casa corroboras la noticia y te das cuenta que tenías razón y, lo que es peor, has quedado como un bufón, sumiso y adulador. Mala suerte, otra vez no pasará nos decimos, aunque algunos solemos conceder demasiadas oportunidades inmerecidas.


Un pequeño truco para que esto no suceda es, siempre y cuando no haya relación interesada por el medio, invitar a la otra persona a abandonar la conversación pues, al no haber acuerdo posible, es tontería intentar convencer a alguien que quiere mantener su razón a toda costa simplemente por principios, que no va a caer de la burra porque sería lo último. Tiempo perdido para los dos.


Supongo que lo más importante para mí es buscar la verdad de las cosas, aunque ésta no sea válida para la mayoría y tampoco compartible. Verdad que me guardo casi siempre porque tampoco creo estar en lo cierto, es mi camino no el del resto.

martes, 14 de septiembre de 2010

Con F de Francia

Desde mi humilde punto de vista el enfoque publicitario de un país hacia el exterior está desorientado. Los políticos acuden a cumbres de estado para resolver conflictos y la imagen más destacada de la jornada puede ser ver a uno de ellos hurgarse la nariz o el vestido de tal o cual. Por eso, por la superficialidad de los que miramos o leemos las noticias, o la de los redactores que nos las sirven de esta guisa, opino que la publicidad de un país se expande por otros medios.


He leído diarios de otros rincones estos últimos días, un poco por ver la proyección internacional que pudiese tener la victoria de Nadal en el Us Open. Ya le gustaría a cualquier político tener una décima parte de audiencia cuando acude a cualquier encuentro con sus homólogos y se preocupa por la imagen exterior, la manera de proyectar, los acuerdos alcanzados, ... Vale, correcto, yo voy a dar otra solución: aprovechando el buen momento deportivo que vivimos en este país propongo organizar los encuentros con los dirigentes políticos de los países más influyentes después de algún importante acontecimiento de tenis, fútbol, baloncesto, fórmula 1, ciclismo, ... Seguro que avanzamos más en la negociaciones si cualquiera de estos deportistas de élite largase un pequeño mitin promocional del país al finalizar los torneos. No creo que lo puedan hacer mejor tipos como Sarkozy, joya del pensamiento moderno, con ideas como expulsar a los gitanos de Francia.


PD.- Los comentarios de Nadal, su lectura de los partidos, respeto hacia sus rivales, modestia, valentía, determinación, ...y un sinfín de cualidades más, proyectan no sólo la imagen de un deportista, alcanzan a un país entero. Quiero felicitar también a la empresa que viste a Rafa en las canchas porque acertó de pleno con la equipación para este torneo. Le daba al tío un aire agresivo y moderno, muy fotogénico. Eso también vende y mucho. Ah, al peluquero felicidades también.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Potenciadores de abecedario

Me gusta la forma de hablar de la gente de barrio, al crecer en uno de ellos supongo que los defenderé a capa y espada pero no va por ahí la cosa. Es la autenticidad del lenguaje lo que me sorprende; sin artificios ni barroquismos parece que la gente te abre las puertas de su casa, te invitan a que entres un poco en sus vidas. Las barreras dialécticas son debidas en mucho casos a la falta de interés por comunicarse y un toque de egocentrismo. A ver si sirve este ejemplo: Dos personas salen de viaje a recorrer Europa, presumen ambos de facilidad para la comunicación; una de ellas posee estudios de inglés, lo recalca y llegado el momento de demostrarlo, se atasca, duda, silencio, err...La otra no tiene estudios pero intenta fonéticamente dialogar con cualquiera, potencia la gesticulación facial, el acento del lugar, la mímica, la empatía, ... no necesita controlar el idioma foráneo porque abarca otros dominios más importantes si cabe. Fundamentales para la comunicación.


Por ahí va un poco la historia, hay gente que habla de manera culta, pomposa, barroca, morfológica y sintácticamente impecable, con giros retóricos y figuras estilísticas de todo tipo. A mí todo esto me descoloca, la sencillez me va más. Deja a las claras con que tipo de persona estamos tratando.


Es que leí un artículo de un escritor conocido defendiendo el lenguaje y su complejidad. Decía que se han perdido muchas palabras por falta de interés, sustituídas por otras tipo comodín, chabacanas y que sentía vergüenza ajena cuando las escuchaba en boca de alguien. Pienso de otra forma: No todo el mundo puede disfrutar de estudios o libros que sirvan entre otras cosas para disfrazar sentimientos y volcarse en un mundo de ensimismamiento aletargado. Hay gente que tiene otras prioridades en la vida, como vivir una vida propia y, aún teniendo un léxico pobre, está a años luz de muchos eruditos de las palabras. Perdóneme usted señor escritor, no domino el tema pero en su artículo de página completa recojo tres frases algo interesantes y el resto es paja para quemar. Mientras usted rellena folios, otros, menos dotados intelectualmente, los viven en carne propia.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Niños que pintan gaviotas

Hace algo de rasca; en el coche suena "Even Flow" de Pearl Jam y el olor a yodo se hace intenso. El mar está cerca, cruje su sonido en el acantilado levantando estelas de espuma que se elevan entre las cimas. Tensión en el ambiente. La mañana está despejada, se alcanza a ver el horizonte más lejano. Ni restos de niebla. El viento sopla del suroeste, no es muy frío pero entumece las manos a estas horas; entra de tierra, dejando el mar con cierto aspecto ondulado-aterciopelado, hasta aproximarse a la orilla, que cambia drásticamente y semeja un baño de espuma. Hay que echarle valor para entrar ahí hoy. Nosotros lo vamos a intentar.


Es una forma de ver la llegada del otoño, que no todo van a ser hojas cayendo y días oscuros. Hay iluminaciones fantásticas que dan a los paisajes una belleza y color especiales. El olor a las primeras lumbres y los castaños en plena producción; tomar una cerveza o un café revisando predicciones meteorológicas; la primera comida de pota, la última ensaladilla rusa; tiempos nocturnos para disfrutar con premeditación y alevosía, para vivir en pecado, para dormir más horas.


Es mi último finde del verano, me está dando un bajón y necesito motivaciones. Si uno/a mismo/a no se las busca apaga y vámonos. Lo de ir con la cabeza gacha, compungido, no me va. Menos mal que no me ha venido la regla.

jueves, 9 de septiembre de 2010

A cara descubierta

De todas formas, tarde o temprano se iba a saber. Mi novia se ha enterado que tengo un blog y no creo que le hiciese mucha gracia que lo único que comenté con ella, hace unos cinco meses, fuese la idea de hacer un apartado dentro de mi web dedicado a expresarme personalmente. Se lo dejé caer de forma clandestina, como posibilidad, pero nunca que ya lo había creado en forma de bitácora. Pues eso, entre lo que comentaba ayer en el blog - parece que me lo olía- y lo de hoy, espero sirva a modo de disculpa. Se la debo.


No quería compartir esta historia con alguien conocido. Aunque suene incongruente plantear la idea de hacer cualquier cosa en red y mantenerse en el anonimato, hay un pequeño hueco por el que intento colarme. Me explico, en el blog intento no nombrar a nadie, no sé si lo he logrado pero es una máxima aquí; los lugares que aparecen suelen ser del exterior, sitios que he visitado, sin intención de hacerlos protagonista de la historia; mi familia, amigos y conocidos ya saben como soy, no tengo que explicarles nada; ser un tipo anónimo da un punto de superficialidad que me gusta, no valora demasiado mis palabras;  no me creo nadie como para mostrarme, aparte que no va conmigo lo de salir en la foto; me gusta imaginar y poner forma a lo que no se ve, la total realidad me aburre; el mundo está lleno de gente con talento en cualquier campo, esto es algo personal, sin ambición.

Habrá otras razones, pero ahora mismo no me acuerdo. Si lees estas líneas, espero que lo entiendas.

Una motivación sin influencias

Recolectar clientes es muy agotador, pierdes personalidad pues necesitas contentar a un amplio sector de tu público, está bien si eres un negocio o dependes de terceros pero no es el caso. Como este blog no busca audiencia ni le interesa, nunca se ha hecho publicidad del mismo. Asimismo entiende la poca trascendencia que pueda tener bajo una perspectiva diferente a la del autor y por lo tanto seguirá funcionando de la misma manera.


No, nadie ha planteado nada para llegar a este argumento, ni siquiera he recibido comentario alguno, para que mentir. Simplemente explico brevemente el motivo de la creación del blog porque la intención es más sencilla de lo que parece.


Como a todo hijo de vecino, mis padres nos enviaron al colegio básicamente para que aprendiéramos a leer y escribir. Una vez superada la prueba habría más motivaciones pero ninguna tan fundamental como esa. Dependiendo de nuestra capacidad y ganas abarcaríamos más o menos en este aspecto. Pues bueno, como relativamente leo y escribo, no veo una razón disuarioria que me impida teclear unas líneas en este mundillo. Para un tío que ama la libertad es otra forma de sentirla. Abstenerse escritores o ávidos lectores, esto no va con vosotros, tiene finalidad autoterapéutica. Cualquier día releeré alguna de estas líneas pues para mí será como refrescar momentos vividos. Del color que yo lo veo es esa otra memoria, mi pequeño diario de a bordo.

martes, 7 de septiembre de 2010

Coleccionistas de Edelweiss

Nunca entenderé a la gente que se dedica a capturar especies protegidas y se jacta de ello con los amigotes, enseñándoles tal y cual trofeo que costó un mar de sufrimiento, un calvario conseguirlos, y lo que es peor, los hace sentirse aguerridos y especiales, hipermotivados sobremanera por las caras de admiración de su plebe.


Hay dos símbolos del lujo que creo están muy sobrevalorados: las pieles y las joyas. Sacrificar animales con el único fin de aprovechar su piel para fabricar prendas y complementos es un atraso en estos tiempos. Hay formas sintéticas alternativas que abrigan lo suyo y dan el pego con facilidad como para considerar necesario esquilmar seres vivos. Existen artículos de bisutería que es necesario llevar a un experto gemólogo para conocer su materia prima mientras en Sierra Leona y países del estilo se enfrentan de manera sangrienta, en continúa guerra, por unas cuantas piedras, sin contar la de gente que muere en las profundidades del planeta, alentados por cuatro hijoputas negreros con rifle y bolsa de monedas.


Echaron en la tele uno de esos programas en los que realizan un seguimiento a diferentes grupos urbanos. Una pareja de ricos -tendrían unos veinticinco años- se encontraban desplazándose en limoussine por una ciudad A. Estaban de aniversario de boda y el marido, a modo de regalo, invitaba a su mujer a desplazarse hasta la joyería Cartier para que escogiese la joya que le viniese en gana. La chavala estaba terriblemente emocionada por la noticia y le decía a su marido que no había nada en el mundo que la pudiese hacer más feliz que ese regalo. Se querían muuucho, muuucho, decían después del detalle.


Hay que ver, resulta que la felicidad se logra comprándole a tu pariente/a una piedra tallada o un pellejo. Mañana esculpiré un canto rodado a ver que dice mi novia, seguro que disfrutamos mirando la piedra un par de meses y nos querremos taaanto, taaanto.

lunes, 6 de septiembre de 2010

¿A las diez en El Penta o en Rock-Ola?

Dentro de la historia de España, hay una época reciente que me toca la fibra, no sé si será por proximidad geográfica, cercanía en el tiempo o que me siento identificado con su generación pero tengo especial admiración por la Movida de los 80.


Hoy estuve dando un paseo por internet, buscando información acerca de todos aquellos grupos del momento, manifestaciones artísticas en general y filosofía de vida de sus protagonistas porque a fin de cuentas eran gente con un alto nivel creativo, irreverentes, originales y vividores como señas de identidad. Bebían los vientos por la cultura pop inglesa y americana: Bowie, Warhol, Monroe eran iconos de modernidad, con clara tendencia outsider, que era en muchos casos una máxima en la vida.


Aunque yo no pertenezco a esa generación y realmente estaba en la cuna cuando todo esto sucedía, considero que es la última gran etapa de rebeldía dentro de la historia de nuestro país y el comienzo de la libertad del individuo como ciudadano.


Sinceramente, no me siento identificado ni con sus canciones -la mayoría horribles-, ni con su estética, ni siquiera con su modo de vida pues todo era bastante caótico. Me identifico sobre todo con la vertiente artística, ese afán de creatividad y su manera de intentar cambiar algo. Hay que reconocer méritos a gente como Alaska, Carlos Berlanga, Enrique Sierra, Almodóvar y McNamara, los hermanos Auserón, los Cano, los Urquijo, Nacho y Antonio Vega, Ana Curra, Bernardo Bonezzi, Germán Copini, ... grandes talentos en la mayoría de los casos como Lolo Rico, Paloma Chamorro o José María Iñigo pertenecientes al medio televisivo. Políticamente incorrectos, transgresores, valientes y superficiales; así los imagino.


Revolviendo en la red encontré alguna entrevista actual -más o menos- de Fabio McNamara, uno de los grandes precursores del movimiento. Resulta que ahora es católico, de derechas y renegado. ¿Pose?, puede ser, aunque me inclino a pensar que es otro modo de rebeldía: Los de la Movida son de izquierdas y a día de hoy acomodados demócratas; Fabio escogió el camino contrario, antítesis de su pasado, descastado. Supongo que es, con diferencia, el más puro de todos ellos y el más contradictorio. Rasgos todos ellos que definieron en su día a esta corriente.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Soldaditos de barrio obrero y pescaditos de las finanzas

Salían a las cuatro de la mañana para ir a trabajar. Recorrían seis kilómetros a pie antes de coger una lancha que los dejaría próximos a su destino, caminando nuevamente hasta él. Horario laborable: de Lúnes a Sábado, seis de la mañana a cinco de la tarde. Vuelta a casa en sentido inverso, mismo trazado, llegada a destino: siete y media si iban directos, diez de la noche si volvían borrachos.


Así era la vida de los currantes de la naval hace cincuenta años en mi pueblo. Me lo comentaba un amigo de la familia, veterano -ochenta debe tener- y curtido en mil batallas. A pesar de todo ese despliegue no disponían de comodidades de ningún tipo, había lo justo para dar de comer a los hijos y pagar los impuestos. Le preguntaba yo de que manera sobrellevaban los madrugones y las horas laborales porque, claro está, a su lado soy un pijo poco acostumbrado a la vida dura. El tío decía que se levantaban con achicoria; a mitad del trayecto a pie paraban en un bar a tomar unos vasos de aguardiente, vino tinto y azúcar, todo mezclado, que los ayudaba a enfrentarse a las duras condiciones meteorológicas y agilizaba el paso hasta llegar al transporte marítimo; antes de entrar a trabajar, otra paradita, otro chupito.


Eran felices en la mayoría de los casos, lo pasaban bien y cuando recuerdan alguna anécdota de un tal Martínez, Soriano o quién fuera, les brillan los ojos contándolo, tronchándose, como si sucediese antes de ayer. Vaya tiempos.


Hoy en España esto ya no sucede; salvo autónomos sacrificados y altos ejecutivos a tiempo total el resto de los trabajadores somos parcialmente libres. Las condiciones laborales han mejorado mucho, se ha peleado por ello, grandes batallas a base de sangre, sudor y lágrimas.


El problema está en los resultados. Una vez conseguidos los logros, hay que seguir mejorando, nunca dando un paso atrás; esto motiva a la sociedad a soñar con trabajos emocionantes-sueldos astronómicos. La realidad es otra, gente preparada para trabajos emocionantes ocupa puestos degradantes bajo su propio prisma -con razón- y los trabajos denigrantes de verdad no los quiere hacer ni dios - con razón también-. Por eso opino que está muy bien mandar a los niños a la Universidad, que se culturicen y aprendan un oficio pero es igual de importante concienciarlos que a lo mejor no consiguen trabajo de su especialidad el día de mañana y tienen que barrer calles o cargar sacos de harina por ejemplo. La dignidad no te la enseñan en el cole.


La tasa de paro en España es altísima, hay mucha gente que no tiene trabajo pero hay muy poca que no tenga un pan que llevarse a la boca. Antiguamente, trabajaba todo el que quería y aún así casi no había ni para el pan. Quizá hemos puesto el listón muy alto para lo que saltamos; el de arriba escalando montañas sin preparación, el de abajo exigiendo equipo sin saber jugar al fútbol.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿No pueden ayudarnos?

Hay cuatro sucias puertas en la entrada; ésta es circular, oscura y húmeda, con una acristalada cúpula central de reducidas dimensiones, destartalada, musgosa. La hiedra resbala por las paredes, en cascada, alimentando a todo parásito viviente. El ecosistema perfecto para un arácnido.


Me llama la atención una de esas puertas. Es de madera maciza con relieves redondeados, pino rojo diría; tiene un símbolo en el centro de la misma, una especie de tallado africano simulando la parte frontal de un cráneo femenino en madera de ipé. Entro, un pasillo en forma de L me desvía hacia la derecha para afrontar un túnel de minero sin final visible. Hay cascos luminosos a la izquierda, dentro de un pequeño pañol, cojo uno de ellos, lo enciendo y continúo la marcha. El túnel tiende a ir un poco cuesta abajo, el techo del mismo no, sigue a nivel, por lo tanto a medida que camino, aumenta la altura y la sensación de agobio es menor. El oxígeno circula fluído, no cuesta respirar.


Hay un tío allá al fondo, al acercarme a él me da la impresión de que está esperando por mí. Así es, me suelta un pico y unos guantes mientras mira directamente a mi cara. Me espeta un venga, adentro y el pasillo se abre hacia una sala central tristemente iluminada donde unos cientos de personas pican y carretan, pican y carretan. Me pongo a hacer lo mismo, espero que se derrumbe todo, con nosotros dentro, porque esto ni es vida ni es nada. No me gusta sufrir a oscuras, se pasa mal.


Al despertarme tenía la sensación de haberlo vivido realmente; en el móvil sonaba la alarma de las ocho menos diez y cuando la apagué, todavía sin luz, casi me pongo a picar de nuevo; esta vez el colchón, que la cueva ya no existía aunque seguía aferrado a ella como si me interesara que continuara allí.


El haber visto estos días en la tele la situación de los mineros en Chile, atrapados a tropecientos metros de profundidad supongo que me habrá afectado. Creo que hay pocas cosas en la vida más desgarradoras sin sufrir daños físicos que la vivencia de esta gente y sus familias. Ánimo.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Préstamo personal 5%TAE

Subía a 150 Km/h. por una autovía cercana a mi casa. Llegaba tarde. Salía del trabajo y había quedado con un amigo para echarle una mano a barnizar unas vigas pues compró una casa viejita, de piedra y había que tirar con todo menos las paredes y empezar de nuevo. Bueno, no me lío, la historia es que el motor se paró, empezó a humear dentro del habitáculo y a chorrear aceite por la varilla del cárter.


La grúa llevó el coche al taller y hoy me han dado el diagnóstico de la avería: 2 cilindros rotos, un pistón, aros y demás; necesita también cambiar el embrague, aceite, filtros y tal. Total del presupuesto 4200 € más o menos. Un ojo de la cara.


No es la primera vez que me pasa una cosa así, para ser sinceros es la tercera. De una vuelta fue árbol de levas, cilindro, cigúeñal, ..., de otra junta de culata, árbol, aros. Llevo una pasta gastada en arreglos, no gano para ellos. Ya decía yo que no quería tener hijos; sabía que no daba el sueldo para los dos y escogí coche como animal de compañía.


Siempre me dicen que los coches que compro me salen malos, que tengo mala suerte para ellos y con las multas igual, que es como que llevase un imán. Si realmente supieran el trato que llevan y las prisas con las que ando normalmente no creo que pensaran lo mismo. Cada palo tendrá que aguantar su vela. Alguno/a me llamará tonto.