Translate

miércoles, 29 de febrero de 2012

El loco de la Panasonic

Cuando veo en televisión las imágenes de la guerra de Siria -supongo que se le puede llamar así- me pregunto quienes serán los jamaos que están grabando las escenas. Acuden a pie de batalla como si en lugar de cámaras -con tanto canal de tv parecen otro ejército paralelo- llevasen bazookas, hay que tener mucho valor para meterse en tremendos fregaos. Los que se pelean, pues eso, pelean por algo; los que graban "sólo" van en busca de información, ganan dinero y tal, pero tienen que llevar la acción dentro del pecho, si no, es imposible. ¿Por la fama entre sus colegas de profesión?, me parece también poca cosa si lo comparo con lo que ofrecen a cambio. Vaya gremio.

Hay veces que la peña se sorprende cuando haces tal historia o cual otra, les parece una locura. La mayoría de estas veces no filtran de la misma manera, más que nada porque en la comparación surge la definición y dependiendo de con quien lo hagas te puede parecer más o menos parcial el asunto -buff, estoy por borrarlo-. Dejo la filosofía para quien entienda, quería expresar el miedo que me da ver los tiros tan cerca y tan reales, desde el sofá, en la tele de mi casa.

martes, 28 de febrero de 2012

La máquina de la verdad

A las tres de la tarde tengo la esperada resonancia, dispongo del tiempo justo para tomar un café y escribir esta entrada. Llevo un par de semanas bastante bien y, aunque todavía me duele el hombro en momentos de reposo, no me entero de él la mayor parte del día. Ahora viene lo importante, saber si estas técnicas de recuperación que empleo son positivas o no. La máquina tiene la última palabra.

...ocho horas más tarde...recordando el día...

Cuarenta y cinco minutos de niveles decibélicos extraordinarios y casi me duermo en la cabina, creo que ya lo conté en otra ocasión, intento establecer un compás con los ruiditos que salen del aparato y sumo el total al finalizar cada fragmento, es una forma de evadirme y relajarme. Mentiría si dijese que lo logro sin esfuerzo, no me extraña que haya gente que, agobiada por la situación, pulse la pera. Bueno, a lo que iba, el técnico no me ha dado pistas y tengo que esperar a la cita con el traumatólogo aunque, en principio, cuenta ya con operarme.

...minutos después...recordando momentos...

Me acuerdo de tí muchas veces, ¡cómo olvidar esa amplia sonrisa!, tus ojos siempre brillaban, y aquel incisivo haciendo ángulo de 45 grados te daba mayor atractivo si cabe porque guapo eras un rato. Nos dejaste con veintiséis, cada vez que veo la cruz encaramada en lo alto de la roca sé que estás ahí, sonriente, como siempre disfrutaste, a plena libertad. A los que aquí seguimos, a tus pies, dándole caña, nos queda tu símbolo; eres el encargado de hacer que nos sintamos acompañados cuando no hay nadie más.

domingo, 26 de febrero de 2012

Tres guiones a las veinte cuarenta y cinco

-Los cuatro pilares sobre los que se sustenta la mayoría del personal -lo dicen los horóscopos no yo- son salud, trabajo, dinero y amor. Hay gente que no tiene ninguno de los cuatro y sonríe todos los días más como una forma de rebelarse ante tamaña desgracia que por tomarse la vida a la ligera. Ayer no me atreví a darle limosna a un hombre que paseaba con un atrillo cerca de mi casa; si tuviera que describirlo diría que parecía José Sacritán en la peli Cara de Acelga, sé que llamó a la puerta de los vecinos y algo les pidió. A mí no me dijo nada y continuó su camino. Yo, que marchaba con el coche en ese momento, guardé una moneda de dos euros en el bolsillo, hice la maniobra necesaria para salir en la dirección del caminante con la intención de parar a su vera y darle la moneda; como parecía eso, limosna, no se la dí. Hoy que lo recuerdo, me arrepiento de no haberlo hecho.

-Volviendo al horóscopo, concretamente a un pilar de los que comentaba antes, no voy a decir cual pero tengo diez años o más de experiencia en cierto asunto como para poder establecer un diagnóstico imparcial. El torpe soy yo, lo reconozco, no estoy capacitado para negociar en esos términos, creo que no hay solución posible a estas alturas del juego, escojo mantener el orgullo intacto. Nada más que añadir, sólo decir que si el zapato no entra con comodidad paso de usar calzador, prefiero andar descalzo.

-A otra historia, más controlable si cabe, este sábado por la noche salí disfrazado con los colegas. Al lugar al que solemos ir celebran el día grande una semana más tarde. Un imbécil con camiseta sin mangas y puesto hasta las cejas llevaba media hora tocándonos los huevos en el pub hasta que uno de los que iba conmigo lo agarró por el brazo y le dijo al oído que se fuera con él para fuera, que se iban a partir la boca, el hinchado de pecho accedió pero nada más pisar aire libre reculó y escapó para dentro del local, no volvimos a saber nada de él. Seguro que mi amigo lo fue agarrando por el bíceps con saña hasta fuera y el tipo se dio cuenta de que no iba a andarse con miramientos en la calle. Pasito para atrás y pies para que os quiero. Lo dicho, un imbécil que llevaba horas molestando al personal y le hacía falta un toque de atención. Hala, a molestar a tu puta casa.

jueves, 23 de febrero de 2012

Millones de viviendas vacías

En España quinientas mil personas viven en la calle, y en el 22% de los hogares españoles se habita por debajo del denominado umbral de la pobreza -sólo peor en Polonia y Rumanía-. Podemos ir de finos pero de puertas para dentro la realidad es bien distinta, no hay guiso para todos. Desconozco si estos datos salen reflejados en los índices de la manida prima de riesgo.

Entiendo yo que está bien eso de incentivar al pequeño y mediano empresario, al fin y al cabo son los creadores de la mayoría de puestos de trabajo; subvencionar la iniciativa está muy bien pero aquí hay algo que no encaja, o no somos emprendedores o las ayudas vienen carentes de algo que tiene mucho que ver con la palabra ayuda en sí: respaldo productivo.

Desde mi ignorante punto de vista alguien se tiene que mojar, nuestro contraste económico no es normal para un país supuestamente desarrollado; si esto fuesen las calles de Kabul podría entender las demoledoras estadísticas pero allí ni siquiera hay luz o agua corriente las veinticuatro horas del día, no confundamos al personal. ¿Privatizar las empresas estatales?, ¿y por qué no al revés?, o mejor, creación de grandes empresas públicas que sean rentables, en las que el trabajador produzca lo mejor posible por el bien común. Me da la impresión que la mayoría de funcionarios estarían de acuerdo en aportar un poco más si con ello aumentase el personal, además, con esta iniciativa no haría falta bajarles el sueldo. ¿Los bancos?, lo mismo, por la cuenta que les trae ya se encargarían de hacer funcionar las empresas privadas, eso sí, haciéndose responsables si el negocio no va bien, no le vamos a echar toda la culpa al autónomo de desconocer la palabra marketing o meterse en un nicho de mercado que no funciona, faltaría más, para eso esta tu banca amiga o el freshking bank de marras. Nos han concedido hipotecas imposibles cuando saben que a cualquier ciudadano medio le pones el caramelito cerca de la boca y pica, como los peces. Hay que ser condescendientes antes y después.

Pregunta de cálculo: ¿cuatro millones de viviendas vacías por cien euros mensuales de alquiler?

miércoles, 22 de febrero de 2012

Desde esta esquinita

Llevo tres días a pie de cancha; medio lisiado, con precaución, a cámara lenta, limitado pero feliz. Cada sesión es un triunfo; del color que yo lo veo vale más esta sensación de incapacidad para ciertas maniobras que la frustración que me invade cuando quedo fuera. Mis colegas se ríen de mí, dicen que voy tieso como un palo, je je, cabroncetes.

Hoy he quedado para comer con mi ahijado, le prometí ayer que pasaría por su casa y jugaríamos. A esa hora del día y después de la semana soleada que llevamos me apetecía bien poco ir y preferí practicar un poco de deporte; esta manera de ser me discapacita para tener hijos, igual olvidaría recogerlos a la salida del colegio y esperarían por su papá hasta que les nacieran telarañas en el hueco dejado por la postura permanente de brazos en jarra. Es lo que hay, por mucho que quiera a mis sobrinos los dejo abandonados -es un decir- por hora y media deportiva. Tengo una frase interior para sentirme mejor: cuando hay que estar estoy siempre, cuando es indiferente nunca estoy; sirve también para el resto de historias del día a día y como último recurso cuando se trata de dar explicaciones a quien las merece.

Conversación telefónica a las catorce y diez:

- Hola mamá, al final no voy a comer -ya había avisado de tal probabilidad una hora antes-, dile al niño que se ponga.
- ¿Siii?
- Hola pequeño, me dijo abuela que ya habías comido. Por la tarde, cuando salga de trabajar, voy a verte y jugamos un ratito antes de cenar. ¿Mañana tienes cole no?.
- Siii, ¿me vas a contar un cuento?.
- Claro, te voy a contar dos, ya te lo dije ayer; y vamos a pescar un pulpo en la bañera.
- Vaaale.
- Luego te veo, chao pequeñuelo.

Por supuesto ahora vengo de allí. Mañana le preguntaré el nombre del enano saltarín (Rumpelstinsky).

En fin, a otra cosa, ya tengo agua corriente desde hace unos días. Comentaba en otra entrada que hay que presionar cuando es necesario, la experiencia demuestra que así se consiguen los objetivos por mucho que me empeño en aplicar la teoría contraria. Parece ser que si uno/a discute con rotundidad y argumentos firmes casi siempre se alcanzan las metas, somos animales sumisos en la mayoría de los casos. Desgraciadamente ocurre en todos los campos, valiendo para ello es la opción más directa y resolutiva. Doy fe aunque no quiera.

viernes, 17 de febrero de 2012

Los cuentos del tío ricitos

Ayer pasé un par de horas con mis sobrinos, mi hermana tenía una reunión y los pequeños se quedaban con su abuela materna -evidentemente mi señora madre-; me acerqué a echarle una mano al salir del trabajo. No es que le haga falta, lo hace estupendamente, pero me gusta estar ahí cuando pueda servirles en algo.

Son unos niños afortunados, tienen una familia que los quiere y creo que es fundamental en el desarrollo de su personalidad. Sentirse arropados ayuda a darle sentido al concepto de unión y crea lazos de los que doy fe cuatro años después del nacimiento de mi ahijado, un rosquillín que lleva parte de mi sangre. Ayer, al acostarse, le leí dos cuentos -elegidos por él- que le prometí hora y media antes, Peter Pan y El libro de la selva fueron los seleccionados. A las nueve y media de la noche se quedó dormido cuando le contaba un tercer cuento -elegido por mí- que también le había prometido, Pepito Grillo se titulaba, como la voz de la conciencia del cuento de Pinocho, y fue una mezcla de este mismo y de La cigarra y la hormiga, otro que me gusta mucho. Prometí además -no sé si llegó a oirme o ya dormía- que este verano buscaríamos Pepitos Grillo por el campo.

Antes de marcharme me despedí de la pequeña -once meses- mientras su abuela le daba la cena. Le gusta tirarme del pelo porque es negro y rizado, es su saludo en cuanto me ve, luego me hace un gesto con la mirada para que haga globos con la lengua, le hacen mucha gracia.

jueves, 16 de febrero de 2012

Biografía de un día cualquiera

Pierdo la paciencia mientras espero por la prueba de resonancia, todos los mediodías acudo a los lugares donde suelo practicar deporte no sé si para flagelarme o para comprobar como está. Al cabo de media hora me voy para casa a escribir un ratito, contento si estaba mal o triste si funcionaba bien. Es una tortura que me gusta y actúa de estimulante para no perder el hilo del asunto.

En mi tierra disponemos de unas condiciones excepcionales para entrenar. Nunca he comentado que deporte practico con regularidad aunque a estas alturas puede resultar evidente por mucho que me empeñe en mantenerlo fuera de este blog. Los beneficios que consigo a la larga son mucho mayores que el esfuerzo del día a día por mantener la constancia y, desde luego, difíciles de explicar para un tío parco en palabras como el que aquí golpea las teclas. Por este razonamiento y otros menores decidí no hablar del asunto más de lo necesario, a fin de cuentas lo considero importante, más que esta otra aventura virtual.

Dejando a un lado los acertijos y aficiones de cada uno hoy viene el fontanero, después de varios días de dimes y diretes han dado el ok a la reparación. El agua que he ahorrado en esta semana de sequía y hacinamiento la distribuiría en miles de globos que caerían sobre las cabezas de los que idearon las cláusulas de mi seguro de hogar. Igual un refrescado mental les aclara la percepción de lo que significa la palabra urgencia.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Se ofertan empleos

Creo que soy honesto en el trabajo. Considero fundamental el trato con los compañeros, no me gusta destacar por encima de nadie si supone un menosprecio a la labor de los demás. El texto parece sacado de un manual del perfecto empleado pero espero sirva como ejemplo para lo que viene a continuación.

Nadie regala nada, si no rindes en la empresa te vas a la puta calle, ya encontrarán motivos para traspapelarte al Inem, independientemente haya habido reforma o no. Muchos de nosotros tenemos la fortuna de trabajar por cuenta ajena y recibir el salario puntualmente en nuestra cuenta corriente. Es mucho pedir para los tiempos que corren: recortes salariales, ERE's, suspensión de pagos, retrasos, ..., podemos estar disconformes -con razón o sin ella- por la falta de proyección, carga de trabajo, organización, estructura, pero a fin de mes, cataclín, ingreso que te crió.

Entiendo yo que la crisis forma parte de toda la sociedad, no sólo afecta a los parados; los que curramos, si somos compañeros -vuelvo al primer párrafo-, tendremos que producir para revertir la situación, dará igual si ese beneficio se invierte bien o no, para ello ya juzgaremos después si los números no salen. Me refiero al hecho de protestar sin realmente sumar que me parece más negativo que el propio signo de sustracción y las cifras de parados.

martes, 14 de febrero de 2012

Me consuelo como quiero

Hoy me gustaría comentar que ya tengo agua con normalidad pero no es así, nadie me ha llamado y sigo esperando noticias. Si dependiese de ellos habría muerto por inanición, con costra en las orejas y principios de hipotermia, vaya con la urgencia. Toca bronca de nuevo.

Voy a dejar el tema que me tienen frito. A otra historia, ayer recibí una llamada del Hospital para confirmarme cita de la resonancia, día 28 de Febrero a las 15 horas. Luego decimos que la Seguridad Social no funciona: luxación de hombro día 31 de Enero, revisión de traumatología el día 6 de Febrero y me meto en la máquina el 28. No está mal, además, sin protestar.

Esta semana tiene miga: sin agua, con residuos de gripe, dolor de espalda a causa de un frío, tocao del hombro y la rodilla, goteras en el tejado, insuficiente gasoil para encender la caldera, temperaturas muy bajas y rachas de viento atemporaladas. Joder, tal como lo cuento parezco el último superviviente de la tele. No me puedo quejar, miro para abajo y asunto solucionado, peor lo pasan en Siberia, Georgia o Tayiquistán.

lunes, 13 de febrero de 2012

Tonto el último

Para que nos entendamos, si no sacas la mala ostia a relucir cuando realmente es necesario -cada cual tendrá su umbral- te chulean. Al final el perito vino el sábado a primera hora -eso que no trabajaba- y hoy vendrá el fontanero para reparar la avería. Si llego a tomármelo en plan pasota esta semana me llegaría una carta informándome que la reparación no entra a cuenta del seguro por bla, bla, bla.

Es una pena pero la mayoría de nosotros funcionamos a base de presión, lo digo por experiencia, sirve para todos, seguros del hogar incluidos. ¿Quién tiene la culpa de que esto ocurra?, del color que yo lo veo es la pescadilla que se muerde la cola, igual que sucede cuando queremos los alimentos muy baratos pero nos quejamos que le pagan poco al que produce la materia prima. Si a la gente no se le ocurriese encalomarle a los seguros daños que poco tienen que ver con los que ocurrieron en el siniestro quizá estos operarían de otra forma, no lo sé. Tonto el último.

PD.- Mañana me gustaría contar que en mi casa ya vivimos con agua corriente.

viernes, 10 de febrero de 2012

El perito, el fontanero y la historia del chorreo

Sigo a vueltas con lo del agua. El Martes comentaba que padecía unas filtraciones en la bodega causadas por una fuga en la bañera. Pues bien, Viernes y todavía no me han solucionado el tema. Ah, olvidaba que dejé la historia a medio contar, llamé al seguro y esto fue lo que pasó tal como lo recuerdo:

- Hola, seguros ..., ¿en qué puedo ayudarle?
- Buenos días, me llamo tal y mi dni es tal, tengo un problema con una tubería y bla, bla, bla.
- No se preocupe, si es una urgencia le enviaremos un fontanero en menos de tres horas.
- Lo es; no hay ducha, ni lavadora, ni calefacción, ni se pueden fregar los platos.
- Entiendo, le paso la información al departamento de fontanería para ver en que momento se pueden pasar. Le llaman en quince minutos.
- Perfecto, gracias -me quedo sorprendido por el trato, debe ser que hace mucho que no llamo y han mejorado el servicio-.

Quince minutos después.

- ¿Hola?
- Hola...¿eres el fontanero?.
- Sí, me han comunicado la avería y me paso a primera hora de la tarde por tu casa.
- Llámame media hora antes porque estoy en el trabajo y así salgo para allá.
- Vale, pues hasta la tarde.

Cuatro y media de la tarde.

- Hola, soy el fontanero, salgo ahora para tu casa.
- Ok, ahora nos vemos.

Una vez allí se hace cargo de la avería, le digo que me tengo que ir para el trabajo, le dejo la llaves y que me llame cuando termine. Al cabo de media hora suena el teléfono.

- Hola otra vez, siento decirte que he llamado a la compañía para informarle de la avería y me han comentado que si no hay daños materiales tienes que esperar a que el perito se pase por tu casa.
- ¿Daños materiales?, ¡claro que los hay!, el agua que brota de la placa cae encima de la caldera y me la va a oxidar, sin contar que el ladrillo interior está mojándose. Si quieren pongo un sofá debajo.
- Ya, me doy cuenta, pero sin aprobación de tu seguro yo no puedo actuar.
- Sí, no me las quiero dar contigo, los llamo a ellos y ya me explicarán.

Hago llamadas donde me confirman -incluso vía sms- que el perito se pondrá en contacto conmigo.

Aguanto el tipo cuarenta horas, ya parece un cachondeo. Hoy por la mañana me cansé.

- Hola, seguros ..., ¿en qué puedo ayudarle?.
- Chapa del quince a telefonista experimentada con un nivel de paciencia de siete sobre diez.
- No se preocupe, he hablado con el perito, está en un incendio -no sabía que también era bombero- pero le llamará en cuanto le sea posible -ya, y con usted hizo una excepción-, nos hacemos cargo de su enfado, lo dicho, ahora lo llama.
- Mmm....eso espero.

Quince minutos después.

- Hola, soy el perito, me han comentado su caso.

Me tuvo que oir a cojones porque creo que me expresé con claridad. De todas formas me dejó tirado hasta el Lunes porque estaba a doscientos kilómetros -vaya casualidad- y los Sábados no trabaja. Yo le explicaba que si no podía venir él daba igual, que lo que yo necesitaba era un fontanero, que volviese el que ya estuvo aquí y asunto arreglado. Pues ni con esas. Los amenacé -último y manido recurso- con hablar con el director del banco y darlos de baja. Al colega le soplaba un pito. Hablé de honestidad, de recursos mínimos, de coberturas, soy un cliente insatisfecho y lo tenía que saber. Después de 34:26 minutos de conversación acabamos igual que comenzamos. Lo que escribí el Martes no era producto de mi imaginación.

PD.- Tener el hombro lesionado y no poder practicar deporte me está poniendo el cuerpo malo. Me noto congestionado -ausencia de agua del mar en mi organismo- y se me agria el humor.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Un tipo con suerte

Hace unos meses decidí inscribir el blog en una conocida revista digital; un enlace en mi correo fue el detonante de tal atrevimiento. Quizá motivado por cierto ataque de ego rellené el formulario de registro, fue similar al que sufrí cuando me ofrecieron la oportunidad de presentarme a los premios que entregan cada año.

Mañana se publica la lista de ganadores en cada una de las categorías, el mío está inscrito en la sección personal. Cada semana, desde hace un par de meses, me van informando de la posición en el ranking que ocupo -ocupaba, las votaciones están cerradas- invitándome a emitir un voto por categoría. Desgraciadamente no tengo tiempo para leer lo que escriben otros/as blogueros y sería poco ético por mi parte despacharlos al tuntún. La solución fue bien sencilla, no voté a nadie.

Afortunadamente no todo el mundo piensa lo que yo. Hay otros/as colegas que deciden cada día escoger una letra del abecedario y revisan todos los blogs para así poder elegir a pie de cancha quien es merecedor del ansiado punto. Gracias a esta considerada gente podemos disfrutar de concursos y galardones.

Soy un tipo con suerte, no lo voy a negar, del color que yo lo veo ha destacado por su ostracismo; igual a alguien le interesa, he ocupado el puesto 4960 en la clasificación general con 0 votos y una sola anotación. Por cierto, el texto citaba lo siguiente: El blog está muy bien, pero creo que es una pena que sólo acepte comentarios por parte del equipo. Quizás abrirlos a todos los lectores le daría más visitas.
Lo dicho, soy un tipo con suerte.

martes, 7 de febrero de 2012

Seguros inseguros

Tengo un problemilla en mi morada, una fuga en la tubería que se dirige hacia la bañera vierte el agua -ley de la gravedad- al piso de abajo, menos mal que vivo en una casa independiente -por llamarla de alguna forma- y el suelo donde derrama es mío. La historia es que hoy por la mañana cuando cerré el grifo de la ducha sonaba igual que si estuviera abierto; como no veía pérdida alguna fuí a mirar a la planta baja -comunica la placa de cemento con una bodega- y casi merecía la pena asearse allí por la cantidad de agua que caía. Diagnóstico: se picó la tubería en pleno paso por el hormigón y estoy planteándome mientras escribo estas líneas si cincelar desde abajo o levantar el azulejo por arriba para llegar a la avería. La tubería es de cobre de 11 mm de diámetro y no me va a quedar otra que soldar, buf, con lo que me gusta y lo bien que me suelen quedar estos chollos.

Mi seguro de hogar es una mierda, desgraciadamente lo mantengo porque al pagar todavía muchos intereses de hipoteca me conviene económicamente, el banco me tiene cogido por los huevos y lo oferta a cambio de un descuento porcentual sobre el préstamo. A resultas, cualquier desperfecto que ocurra en casa pasa por el filtro del perito que ya se encarga de demostrar negligencia por mi parte en el mantenimiento. Son más cucos que los trileros.

Si lo cuento es porque no va la primera vez. Por poner algún ejemplo, goteras en el tejado, cristal roto de la puerta de la entrada, desperfectos varios por motivo del huracán Klaus, Canalones bajantes de agua con fijaciones rotas y oxidadas, filtraciones de agua en el garaje, alimentos caducados en el congelador al pasar dos días sin luz por avería general, atasco en el fregadero, ... , me gustaría saber cuales son sus coberturas; bueno, voy a poner el buzo, coger martillo y cincel que a las cuatro tengo que volver al trabajo y poco tiempo me queda.

lunes, 6 de febrero de 2012

No figura el remitente

Los correos electrónicos todavía no son capaces de enviar elementos físicos por sí solos, menos mal, a ver donde irían a parar todos los profesionales del transporte si la materia se pudiera desfragmentar en paquetes de información.

La mayoría de usuarios de la red desconoce la procedencia de los mensajes publicitarios de su bandeja de entrada. Y aunque existen filtros o aplicaciones para rechazar las entregas en muchos casos sería más conveniente encontrar el origen del problema que tapar el agujero. Observando el código fuente del mensaje podemos sonsacar la ip del remitente, no es fiable 100% porque dependiendo de la compañía de telecomunicaciones con la que opere o si su dirección virtual es estática o dinámica la cosa se complica. Aún así puede servir para un caso como el que voy a comentar.

Un criador de perros con pedigree ha sufrido el robo de uno de sus sementales, al espabilao que se le dio por sustraer el bien ajeno se le ocurrió también la brillante idea de enviar correos intimidatorios al dueño del animal exigiendo un rescate por el rehén. El ladrón-secuestrador encontró la dirección de correo electrónico de la víctima en una web especializada en criaderos de mascotas. Antes de denunciar el caso a la policía, el dueño decidió investigar por su cuenta y me pidió si podía hacerle un rastreo del mensaje. A ver si hay suerte con los resultados.

Otra historia, hoy tocó consulta de traumatología por lo de la lesión de mi hombro, me han solicitado una resonancia para valorar si hay que operar de nuevo. El doctor parecía majo y como soy de sensaciones, ésta fue positiva.

sábado, 4 de febrero de 2012

Técnicas de funambulismo

Cuando uno anda pisando terrenos adversos lo más probable es que sucumba tarde o temprano. Las personas que se mueven bien en estos ambientes me fascinan, entiendo esa forma de vida como un acto de rebeldía inteligente, una intención clara de no pasar por existir sin pena ni gloria. Supongo que la genética lleva mucho porcentaje del total de la mezcla pero sin entrenamiento constante es dificil conseguir resultados positivos. Igual que en el deporte.

Manejar situaciones en las que una décima de segundo decide el resultado final es atractivo se mire por donde se mire, nos gustaría a todos disponer de esa capacidad, no lo vamos a negar. Otra cosa es tener claro quien la tiene y quien no. Bueno, por si a alguien le interesa estas son las pequeñas cosas en las que me fijo cuando observo comportamientos de este tipo.

- La mirada, es importante mantener el control de la misma, es la primera prolongación de una postura corporal y marca el devenir de la acción. Surge de manera espontánea y destaca por su naturalidad.
- Falsa superficialidad, el sujeto da la impresión de que no le afecta nada.
- Control de los tiempos, la precipitación es la antesala del fracaso, el retardo del ninguneo.
- Movimientos cortos y efectivos, sin florituras ni sobreactuaciones. Potencia bajo control.
- Una cierta energía que irradia su cuerpo, un tipo de magnetismo.
- Carrocería todoterreno.
- No dejan a nadie indiferente.
- Siempre esconden ases en la manga.
- Escepticismo a manos llenas.
- A la primera de cambio están a otra historia.

Conozco muchos tipos de fantasmas, la mayoría buscan la aprobación de los demás, quizá necesiten sentirse en un plano superior para no considerarse inferiores interiormente, ya me parece suficiente cruz. Por cierto, ayer me han puesto a huevo respuestas que me he callado, espero que haya sido una manera de achucharme en espera de reacción caliente. Me gustaría que fuese así, porque de haberlo hecho sin buscar provocación es para reirse de la torpeza mental del autor de ciertos comentarios. Ah, eso sí, me mola jugar a todo si va por ahí el tema.

jueves, 2 de febrero de 2012

Refranero popular

Dichos como yo me lo guiso, yo me lo como o tanto va el cántaro a la fuente ... son útiles de toda la vida. Sirven de comodín para diagnosticar comportamientos sin tener que escurrirse el cerebro intentando definir lo que ya está definido.

Hay poco que decir al respecto, mejor callarse la boca, respirar hondo y levantarse para ir al trabajo cada mañana que ya me parece suficiente motivación a conservar. He cumplido mi promesa, vuelvo a la normalidad por llamarle de alguna forma. El lunes tengo cita con el traumatólogo para valorar mi lesión, y aunque ya he comentado en entradas anteriores lo contento que estoy con la Seguridad Social no está de más recordar lo mucho que he utilizado este servicio los últimos tres años. Sarna con gusto no pica.

Otra historia, quien bien te quiere te hará llorar reza otro refrán. También viene al pelo en un día como el de hoy.