Translate

jueves, 29 de abril de 2010

Una forma de vivir

El mundo reacciona así desde que existe el ser humano. Cada estrato social tiene un rol, una función dentro de la economía capitalista que nos rodea y que engrana el sistema. En esta espiral tienen cabida gobernantes, jueces, empresarios, autónomos, empleados por cuenta ajena, desempleados, pensionistas y subsidiarios del paro como elementos fundamentales. Gracias a este tipo de economía suele aparecer un rasgo común identificativo que quizá podamos traducir por frustración.


El tip@ que gobierna suele avejentar más de lo normal cuando alcanza el poder; los jueces viven siempre amenazados; el empresario bajo la batuta de otros, empresarios como él y dirigidos por otros como ellos; el autónomo con el agua al cuello intentado reflotar a diario; el empleado por sentir envidia hacia el prójimo, mejor remunerado; el que no tiene curro pues también con motivo.


Todo este coñazo me sirve para argumentar lo siguiente: lo importante en la vida no es abarcar más sino en ser feliz con lo que abarques. Es más inteligente a mi modo de ver contentarse con lo que se puede tocar que desear lo inalcanzable. Creo también que el camino es igual de duro, todos los días hay que esforzarse, pero no existe la frustración cuando las tiran mal dadas porque así estás acostumbrado a vivir, siempre abriendo hueco. Un día pasado es un dia olvidado.


Veo a mi alrededor otras formas de ver la vida, diferentes a la mía en muchos casos, todas válidas creo yo. Lo que no veo en la mayoría de los casos es esa impresión de plenitud vital, la que intento expresar en este texto y que debería formar parte de cada uno de nosotros. Una máxima para mí, una pérdida de tiempo para otr@s.


No creo en la reencarnación, ya no volveré a cumplir los treinta,las pelis de aventuras me entretienen menos, el futbol pronto lo veré sólo desde el sofá, a las tías casi ni las miro, la playstation está pillando moho, me despierto antes que el despertador suene para ir a trabajar, follo poco, salgo menos; soy más exigente, más preocupado. Quizá me esté haciendo mayor, aunque no me duele el corazón ni daría un paso atrás para cambiar nada. He vivido con intensidad cada minuto de mi vida y al llegar hasta aquí me doy cuenta que estoy contento conmigo mismo y mis circunstancias. Con virtudes y defectos incluidos de serie voy tirando con alegría, sigo teniendo mucha energía y la quiero aprovechar. Este es mi tiempo en este espacio que abarco.


Está claro que la sociedad no funciona así sino nadie haría lo que a veces tenemos que hacer y no nos gusta, pero si fuesemos capaces de elegir a las personas por su talento natural y no por ser hijo de tal o pertenecer a la organización cual, el mundo sería más auténtico. Y más justo.

miércoles, 28 de abril de 2010

Despotismo Ilustrado del S. XXI

Manual sobre como pasar de ser un ninguneado a dictador. Receta mejorada oiga usted.



- Las personas que en su infancia han tenido episodios de muy baja autoestima, maltrato, irrelevancia o derivados son más propensos.

- Cuando esa necesidad de relevancia aflora, es directamente proporcional al grado de venganza. Esa venganza alimenta el nivel de autoexigencia, que ya es innato y está por encima de la media en la mayoría de los casos.

- Es necesario un poco de autoflagelación a mitad del proceso, para dar impresión de amargura. Esto será el comienzo de la compasión.

- Conseguir grandes logros a costa de lo que sea, sin que se note, para ganar la confianza de los demás.

- Grandes triunfos= generador de confianza popular.

- Peloteo unilateral a discrección, irreverencia ante el contrario aumentando a odio. Falta de sentimientos positivos hacia el rival.

- Tortura moral, ademán despótico, gestos reverenciales de toda índole.


Si se han dado los pasos de manera correcta y eficaz, es probable que se alcance el grado de titiritero, es decir, de manejar a las personas a voluntad. Todo ello aderezado con un toque de romanticismo para que no nos demos cuenta de ello.


Bueno, esta es, resumida, mi visión personal sobre un tirano del siglo XXI, que no hace falta remover las piedras para toparnos con alguno, que sólo hay que contemplar un poco y los veremos en cualquier lugar. Ojo que suelen ser parásitos contagiosos. Evitar el contacto. En caso de duda, revise sus libros de historia.

martes, 27 de abril de 2010

Adaptarse a la edad binaria

Me pregunto como sería la vida antes del siglo XX, supongo que una mierda en la mayoría de los casos. Otra cosa pensarían ellos, siendo felices en general. No habitaron en esta era binaria, la de la información digital, ni conocían otras vidas de primera mano por lo tanto vivieron lo que veían y nada más.


Como ha cambiado el mundo en un siglo, creo que más que en toda la historia de la humanidad junta. Lo increible es que podamos adaptarnos a él y convivir por ejemplo un cosmopolita de Nueva York que se va de vacaciones a la selva amazónica o a Papúa-Nueva Guinea con un indígena que no ha conoce ni al tetris. El progreso no afecta a todos por igual.


Mi pregunta de hoy es: sería tan difícil hacer unos valles artificiales que regaran África o cualquier lugar que lo necesite con grandes depuradoras que desalinicen el agua del mar o aprovechar lo que se derrite de los polos?,darle trabajo de paso a los oriundos y desarrollar la agricultura, ganadería, o lo que sea de la zona...o es mejor invertir quizá en un proyecto que nos lleve en el 2120 a plutón a ver si hay un protozoo del tamaño del culo de un colibrí?... La NASA no puede investigar en la tierra?... forman parte del más allá?;...Obama creo que está intentando cambiar las cosas por ese lado y ha cortado subvenciones para proyectos intergalácticos futuros que han sentado como un torpedo en la cúpula de la organización, pensando éstos que USA va a perder la carrera espacial y bla, bla, bla....discúlpenme ustedes, señores del cuaternario, pero la carrera se juega en casa y hay que soltar la pasta para ir reparando el estadio.

lunes, 26 de abril de 2010

El espectro boreal

Me creo que soy un tío que trabajo en grupo pero me he dado cuenta que no es verdad, peco de individualista y egocéntrico.

Echando un vistazo a mi vida, haciendo recopilación de personalidad, todo parece indicar lo mismo: me siento bien solo, los deportes que practico son un tanto individuales, soy independiente, no pido ayuda, no muestro mis sentimientos, mis proyectos son unipersonales, no copio, si algo no me gusta me voy, con la banda que ensayo me dicen que voy a mi bola, en mi trabajo lo mismo,...

Os preguntaréis a que viene esto y la respuesta es que iba a escribir sobre trabajar en equipo pero lo voy a dejar para otr@. No sería verídico.


A cara de perro me dirijo a pagar una multa que me ha metido la guardia civíl pero que en su día no pagué y ahora me la reclama hacienda con su correspondiente recargo (30€ vaya tela). En total 180 € que me han soplado. Os cuento la historia porqué no la pagué en su día aún siendo de mucho menor cuantía:

Yendo de camino a casa de mi padre, paré en un cajero y de gilipollas que soy aparqué en la puerta de la casa cuartel de la guardia civil, que allí en vez de portalón tienen una puerta de bodega. Cosas que pasan. El tiempo que pude haber pasado en el cajero fue de escasos 3 minutos (el cuartel está justo dos casas después). En esos dos minutos le dio tiempo a un tipo a salir de esa puertecilla, cascarme una multa (con receta y todo), volver a entrar y cerrar con llave pues cuando golpeé en la puerta para pedir explicaciones nadie me abrió. Al hombre ni lo ví, la multa sí.

El espíritu boreal (por su des-aparición) me la había clavado y luego se escondió como un niño travieso. Pensé yo que estaría el muy cabrón mirándome desde alguna rendija del cuartelillo ji,ji,ji partiéndose la caja y llamándome tontolava al ver mi cara. Seguro que sí.

Tengo cierta experiencia en multas, ya he recurrido un montón pues siempre pienso que tengo razón, que conduzco bien y tal, que no voy rápido sino fluído y cual. La verdad es que me han enchufado euros por todos los sitios (hasta por no reconocer al conductor siendo yo el que conducía, titular del vehículo y sin pérdida de puntos que es algo que no entiendo por qué multan con 300€). Así que vale más ser un tipo que haga colas, retenga el tráfico, piense poco en los demás conductores, invada el carril contrario al conducir por carreteras estrechas, no sepa circular por rotondas con tráfico abundante,...que un espabilao como yo. Esos nunca serán multados.

viernes, 23 de abril de 2010

Lourdes

Hoy me he acordado de tí, al igual que otras veces, aunque este día es diferente. Te acuerdas cuando fuimos a Barcelona, a la feria de las Artes Gráficas, allá por el 93?. ¡Vaya tiempos!, eramos unos niños y estudiabamos en la misma clase. Nos fuimos de viaje de estudios a casa del profe en Premiá de mar, un chalet de la ostia que tenía el tío, en una urbanización cerca del mar y tres plantas con terraza que nos dejó la boca abierta cuando lo vimos.

Tuvimos total libertad por Barcelona y eso que teníamos ¿cuantos? ¿16?, bueno, tú quince, que eras más joven aunque tenías más tipo que yo. Anduvimos en metro y cercanías todos los días porque queríamos verlo todo. Creo recordar que éramos siete.

Un día estuvimos en el Corte Inglés de la plaza Cataluña porque tú querias ir a comprarte unos patines; y mientras dábamos vueltas por dentro, me empecé a cansar de estar allí, esperando por ti, que te gustaba todo. Urdí un plan con el resto de compañeros para dejarte allí tirada y que volvieras sola en tren de vuelta a Premiá. No faltó nada para que saliese adelante, no sé si recuerdas que te perdiste dentro -o eso creias tú- y nos encontraste en la plaza de milagro. Pues la historia partió de mí.

Una vez regresamos del viaje volvimos a nuestra clase de siempre. Al cabo de poco tiempo me operaron de apendicitis y fuiste la primera en ir a verme, con tu sonrisa, tus ojos azules y tu piel como siempre perfecta. Me diste ánimos y te agradecí la visita. Que poca cuenta me daba en ese momento de lo mucho que significó en un futuro ese gesto que tuviste hacia mí.

Por eso hoy, desde aqui, te pido perdón Lourdes por querer dejarte tirada en Barcelona. He sido un cabroncete y lo siento. Aunque haga quince años que no te veo.

jueves, 22 de abril de 2010

Nawja

Hoy he tenido una conversación con mi novia respecto al tema de la niña musulmana que lleva velo (hiyab) al instituto (entrada 20 Abril). Está en desacuerdo conmigo porque dice que le parece retrógrado a estas alturas que la mujer tenga que ponerse eso y lo ideal sería no permitir que lo llevase al colegio, pues las mujeres llevan luchando muchos años por la igualdad de sexos y el pañuelo se llama sumisión. Correcto, pero...


Repito lo comentado el día 20, la niña tiene muchos años de vida por delante, suponemos que en España y la propia sociedad con quien convive -de momento los padres la mandan al cole pues entonces no les debe importar que se relacione con los demás- posee la fortuna de poder disfrutar de una democracia en toda regla. La chavala tendrá la oportunidad de forjar una personalidad basada en el respeto, tolerancia, igualdad, independencia,... si es que a ella le da la gana porque igual prefiere el tipo de vida que lleva hasta ahora y de mayor seguir ligada a esa cultura, que le puede hacer sentir más feliz aunque a nosotros no nos lo parezca. No hay necesidad de obligarle a quitar su pañuelo o expulsarla del colegio como únicas elecciones. Sus padres de momento tienen la tutela sobre ella y la educan supongo como mejor saben y no para que sufra una opresión. No creo que la niña se sienta así, como pensamos, sumisa, sin poder de decisión. Sí  se extrañará en cambio de porqué vemos muy mono al hijo de tal con la pañoletita de pirata en la cabeza y su hiyab lo despreciamos.

Muchos padres -yo no lo soy- podrán pensar que sus hijos tienen una buena educación, pero cuando estos se hacen mayores toman decisiones que a aquellos les parecen locuras, que han sido jóvenes en otros tiempos y no lo pueden o no quieren entender. A Nawja, de 16 años le puede pasar lo mismo, hoy lleva velo y mañana igual es gogó de discoteca. En este país puede ver lo que hay y decidir. O no?.

miércoles, 21 de abril de 2010

Desinformativos primera hora

La imparcialidad en los medios es de risa, sirva un ejemplo como éste:


Los informativos, sección deportes de tal cadena de televisión, niegan la evidencia de lo que sucede simplemente porque lo dan en otro canal. Vaya mierda de información. Me parece un insulto al espectador intentar informar desinformando de antemano. Me imagino al director de deportes, redactor jefe o quién lleve el tema de ese informativo comentándole al resto de marionetas de su groupe la jugada: Oye, obviamos esto y tal, que no conviene y tal, avisa a mengano que no interesa, ponemos algo deportivo, si es humanitario que apele al televidente mejor y tal, ojo al dato,…-y si el tipo es democrático-... ¿todos de acuerdo?.


Pues no señor director, no estamos de acuerdo, nuestra labor es informar de manera actualizada sobre lo que ocurre -y dado el caso si no es mucho pedir- por orden de prioridades. Debemos respetar la imparcialidad por encima de todo, la filosofía de la empresa viene después y los intereses económicos no son incompatibles si de lo que se trata es de ganar audiencia, que entiendo es fundamental, señor director. Imaginemos que sucediera esto en la vida real. El responsable, jefe la sección, soltaría una frase del tipo: Martínez, desde hoy, está usted en la puta calle.


Es un pequeño ejemplo de lo que ocurre a nivel global: personas de tal partido forman junto a su grupo de amiguetes los comités directivos de los principales diarios del país en cualquier medio, sea audiovisual, escrito, virtual o espiritual. Entonces, con la audiencia en las manos, petardean la información a su antojo explicando las noticias según su ideología, en muchos casos poco veraz, atendiendo a sus intereses. Para presumir de Democracia hay que predicar con el ejemplo y valorar la noticia como es y no como gustaría que fuese pues supongo que dentro de una tabla de valores éste sería de los primeros. Ay, pillines, pillines.


Desde aquí se apoya incondicionalmente a todos aquellos informadores imparciales que aportan –con grandes esfuerzos- su granito de arena particular en busca de la verdad, en muchos casos modestos currantes pues la fama y el éxito es secundario para ellos. Contradecidos por su propio sentido común que les deja entrever todos los días lo que no deben hacer aunque de vez en cuando quisieran, jodidos por sentir el peso del olvido de las masas y no poder cambiar las cosas manteniendo la integridad hasta el final. De tú a tú la lucha es desigual por eso suelen estar a la sombra. O todo lo contrario, consiguiendo su rayito de claridad.


Gusta,en general, la parcialidad informativa. Me interesaría saber si realmente es necesario hacerlo así para estar en primera línea de éxito.

martes, 20 de abril de 2010

En terreno farragoso

Vamos a ir haciendo amigos. Hoy toca asignatura de religión. Daremos un pequeño repaso para adentrarnos en materia y continuaremos analizando el concepto deidad y sus consecuencias más directas. Empezamos.


El ser humano, en cualquier cultura y desde la existencia de la humanidad como tal, ha supuesto que la mayoría de fenómenos digamos sobrenaturales provenían de algún ser supremo que sería el encargado de hacer actuar diversas fuerzas con resultados aleatorios, dependiendo en muchos casos de su estado de ánimo. Pongamos por ejemplo al iluminador de un teatro que dependiendo del botón que toque se enciende tal o cual luz y su figura permanece en la sombra actuando como ejecutador de la situación que se produzca en la obra. Pues supongo que algo parecido pensarían nuestros antepasados.


No voy adentrarme a valorar cada una de las religiones del mundo, entre otras cosas porque desconozco en profundidad cual es su base; de todas formas algo de experiencia tengo pues mi infancia escolar se desarrolló en un colegio de curas y la curiosidad adolescente me llevó a intentar aprender sobre qué se fundamentaban otras. Y siempre me preguntaba cual de ellas tenía la razón.


Frases como "es un castigo de dios!!" o "una manera de ponernos a prueba" me parecen espeluznantes sobre todo si las utiliza gente influyente. Intentar por ejemplo atribuir los desastres de Haití o Chile a un "castigo divino" y resultar "una dura prueba para que la humanidad reflexione" no me entra en la cabeza. O sea, un tipo de bata blanca, que vive en la azotea, no se deja ver y decide a su antojo que decisión tomar sobre todos nosotros sin consultarnos es peor que vivir bajo una dictadura. Independientemente de los valores que nos inculquen los siervos de dios, no creo que sea una manera creible de intentar convencernos, aunque en vista del porcentaje de creyentes que hay en España, no queda mucho espacio para la duda.


Parece ser que las personas somos, pues eso, mejores personas si nos dirigen desde el más allá. No habrá bastante con la educación -buena y mala- de los padres, educadores, responsables de toda índole (políticos, filósofos, economistas ...) que hay que lidiar también con el tema sacral. Aunque sea, en muchos casos, inversamente proporcional al libre pensamiento, es lo que nos va. Necesitamos un iluminador.


Abstenerse niñ@s de leer este artículo pues yo tampoco quiero ser influencia sobre vosotros, para eso está vuestra familia. Por ello también veo mal si una niña debe o no ponerse un velo para ir a clase. Si la familia, que en realidad es su educadora más directa y natural, considera que lo debe poner y la chavaliña no está en edad de tomar decisiones de esta índole pues se respeta y en paz. El resto es también un poco dictadura creo yo. La niña lleva el velo y punto, no hay que darle más vueltas. O no vemos por poner un ejemplo las fotografías de los sombreros que llevan las señoras al Gran National, horribles en muchos casos, pero respetables; o los uniformes de muchos organismos militares antiestéticos y poco manejables -si saliesen a hacer la guerra por ahí no duraban dos minutos-, que la comodidad tendría que ser su función principal. Pues así estamos.


Una defensa, he conocido personas muy creyentes con unos valores personales admirables y seguramente la religión haya forjado parte de esa personalidad. Habría que saber que tipo de filosofía de vida tendrían si no conociesen la religión. Igual se volverían cabroncetes :). Grandísimos Pintores como Miguel Angel, Rafael o Velazquez podrían haberse quedado en colegas de brocha gorda o Platón, Homero y Jesucristo camareros parlanchínes de la corte. Aunque, también podríamos hacer otro lote con los practicantes de domingo que se transforman en hijoputas los lunes. De todo hay.


Mañana más.

jueves, 15 de abril de 2010

Rumbo a ningún sitio

Bueno, aquí arrancamos...Me voy a presentar, mi nombre es lo de menos y decidí crear este diario por una necesidad interior de contar cosas íntimas que no me atrevo a decir a la cara pues resultarían ofensivas en muchos casos. Supongo que la tela virtual me sirve de escudo y como no creo que lo lea nadie pues me pongo firme. No significa que vaya contar cosas importantes, ni siquiera creo que me importe si alguien está ahí detrás; es un pequeño escape para ir soltando lastres.

La historia de hoy comienza así:
Hace unos meses (Diciembre 2009) me operaron de un hombro por una luxación recidivante provocada por prácticas deportivas, me realizaron una artroscopia para repararme un ligamento que tenía roto y cerrar el hueco que provocaba la luxación; como tenía un seguro deportivo me operaron cuando decidí y el doctor que me colocó el hombro un par de veces antes, fue el encargado de hacerlo. Vale, todo perfecto.

Un par de meses antes (Octubre 2009):
Jugando un partido de fútbol -portero tenías que ser- se me fue el hombro por cuarta vez. No voy a contaros toda la historia pero después de horas de intentos varios por enfermeros de guardia, decíden llamar al traumatólogo y cuando llega... le miro y sonrío; ya le conozco, era el de mi primera vez. Él también sonríe.
Tampoco voy a contaros la primera vez, es otra historia, pero para esta vez (la cuarta) decidimos que lo mejor era operarse cuanto antes. Le digo que me lo pienso y que le visitaré cuando lo decida.
Durante este tiempo me informo detalladamente sobre el tipo de operación que me realizarían: visité webs de especialistas en la materia, foros de gente postoperada, videos de artroscopias en youtube, ...hasta que me centré en el tío que me operaría:  me daba la impresión de estar seguro, me transmitía confianza, parecía que conocía bien las funciones del hombro -diréis claro, coño, es que es un cirujano traumatólogo!!!-, pero es que yo me había informado mucho sobre el tema y me volví exigente en la materia, no se si me entendéis. Sólo me asaltaba un temor, como me había colocado el hombro dos veces y cada una de ellas se había prolongado como unas dos horas (la cabeza del húmero se me cuela en la axila y es jodido de colocar) había adquirido una cierta confianza con el doctor, pues debió de parecerle estoica mi actitud y le caí simpático creo. Esa confianza era mi temor. No me gustaba conocerle, no quería conocer al tío que me tenía que operar porque yo ya le había mirado a los ojos durante mucho rato y a los que ponen la vida de los demás en sus manos los escudriño y les busco virtudes y defectos -cosas de cada uno-. Segundo punto en contra, tengo un amigo (conocido) al que le habían amputado una pierna debido a un problema durante una operación y, hablando con él sobre el tema, casualidades de la vida, no se quién creeis que le operó.

Vuelta a Diciembre 2009:
Imaginaros la situación, conocía la parte humana de las dos personas y lo que parecía perfecto en el segundo párrafo ya no lo es en este. Vaya, resulta que tenía que darle una respuesta a este hombre después de toda la información que poseía; y le dije que sí, que me operase. Pensaréis que estoy loco no?. Yo no lo veo así y os explico el porqué: suelo hablar a menudo de profesionalidad y confianza, que hay que creer en las personas. Esto sería un buen ejemplo, una teoría puesta en práctica: si crees en las personas como dices -yo creía en él-, deja que te opere este tío.

Han pasado cuatro meses y estoy escribiendo este cuaderno con el teclado a dos manos lo cual significa que tengo los dos brazos; no sólo eso, hace casi dos meses que volví a hacer surf y trabajo en un almacén de carga y descarga (sólo estuve mes y medio de baja). Mantengo el recorrido completo del hombro, me encuentro perfectamente y recuperado en tiempo récord.

Una operación maravillosa, gracias doctor.


Pd.- Esto nunca se lo dije a nadie hasta ayer,  lo guardé, como hago siempre, en la cajita de las profundidades para no implicar a nadie más. Ayer, que se lo conté a ella, a mi novia de toda la vida y no me habla desde aquello, falta de confianza en la relación dice....pero eso también tiene historia para contar otro día.