Translate

lunes, 29 de agosto de 2011

La pelota es del Tío Gilito

Ignoro como funciona el tema de los derechos de retransmisiones deportivas, a mí me gusta más jugar que mirar así que los conflictos entre televisiones, radios y plataformas digitales me la soplan pero cuando hablamos de qué competiciones generan un mayor número de ingresos ahí no tengo dudas: en España cualquiera de fútbol.

Como la cantidad de ceros que aparecen en los contratos entre clubes y plataformas sobresalen de mi capacidad cerebral no voy a dar datos. Real Madrid y Barcelona se llevan con diferencia la mayor parte del pastel, el resto de equipos se quejan pero no se dan cuenta -si lo hacen salen derrotados por goleada- de que aún así salen beneficiados dado el porcentaje de audiencia potencial para visualizar unos partidos y otros. Es injusto pero ocurre así, ya no entro en la compra de esos mismos derechos por parte de terceros, en el extranjero molan blancos y culés nada más.

¿Estas diferencias son beneficiosas para el fútbol?, entiendo que no pero sí para el espectáculo puro y duro. En la plantilla catalana se han preocupado por sacar a los chavales de la cantera y han tenido suerte de que les ha salido una remesa muy buena. Como es un club que no vende a sus estrellas y además puede fichar a lo mejorcito del mercado, hasta que les dure este grupo de orihundos talentosos serán los mejores del mundo. En la casa blanca, por tradición y responsabilidad de ser el mejor club de la historia del fútbol -hablo de palmarés- deben pelear por derrocar al eterno rival. Como la cantera madridista no ha sido cuidada todo lo debido en los últimos diez años -al igual que sus entrenadores- no hay de donde agarrar; la solución es económica: se ficha a los mejores y santas pascuas. Decir que el Real Madrid tiene el mejor equipo de su historia es un insulto para el aficionado merengue pero creo que es así aunque sea el segundón. No he vivido otras épocas aunque supongo que Ronaldo, Benzemá, Casillas y compañía les harían un traje a la quinta de Gento, DiEstéfano, ... igual que a la del Buitre de los ochenta. Son otros tiempos, otra velocidad en la circulación de balón.

¿Los demás equipos?....¿Qué equipos?...¿Por qué juegan?...¿Y sus hinchadas seguirán animando?...Ninguno tiene opción a ganar nada importante, la pelota está en el tejado de la LFP, a ver si saben hacer los deberes. Mi humilde solución es bajarle el nivel a estos dos aunque una vez vista la delicatessen... ¿quién quiere menos?

Para algo están los primos

Mis tíos y primos han pasado este fin de semana con nosotros. Son de otra región así que cuando vienen intentamos que aprovechen el tiempo lo mejor posible porque ellos hacen lo mismo cuando vamos allá. Mañana -hoy- se van; pasamos el día juntos en la playa los ratos libres en que hemos podido. ¿Por qué cuento esta historia?, por lo siguiente:

A toro pasado da gusto sentir la confortante sensación de haber hecho los deberes. Estoy tumbado en mi sofá, relajado de cuerpo y mente gracias a esto. Una regla básica que intento cumplir cuando surge la ocasión es cuidar de los míos, son lo que tengo y a quien tendré que recurrir mientras estén; hoy el que ha estado he sido yo -y tú- para lo que hiciese falta. Hoy también he redescubierto algo en tí que va ganando valor con el paso de los años al igual que tu belleza: esa autenticidad como persona tan imitada por muchos/as pero que solo posee en esencia una reducida minoría.

jueves, 25 de agosto de 2011

¿Trato hecho?

Este fin de semana es el bautizo de mi sobrina y aunque no tengo la costumbre de entrar en la iglesia pienso hacerlo para ese momento. Esto me hace buscar una clase de argumento conciliador para no caer en la duda de haber hecho lo correcto o no.

Si tuviera la suerte de viajar al Tibet, Grecia, la India, Arabia Saudí, Japón o cualquier otro país con culturas y religiones tan diferentes a la nuestra y, además, existiese la posibilidad de entrar en los templos importantes de cada uno los mismos, estaría emocionado de pisar cualquiera de ellos. No significa desde luego que crea en sus dioses pero sí los respeto como piezas de la sociedad en la que viven sus habitantes. Con la iglesia pasa un poco lo mismo, por encima de sus virtudes y defectos está el respeto que me tienen como ciudadano -cristiano o no-. Para mí ya es suficiente argumento para entrar en la casa de Dios cuando me pete.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Cielo empedrado de Agosto

Este lunes ha vuelto a ser lunes, el domingo llovía sin tregua y en mi mente sonaban fragmentos de la melodía del dúo dinámico que tan famosa se hizo con ese final de un verano azul. La verdad es que me encontraba un poco deprimido pese a mi caracter básicamente alegre según me suele definir la gente que me conoce. Hoy, una vez metido de lleno en la normalidad ya vuelvo a sentirme bien, no me quedan más bemoles que aceptar mi situación: soy un asalariado por cuenta ajena que disfruta de sus pequeños vicios gracias a este intercambio remunerado. Debería considerarme afortunado por tener un trabajo estable con ingreso en cuenta a la fecha debida; lo cierto es que lo entiendo así aunque a las dos de la mañana de un martes no me entra por el lado bueno. Hasta mañana.

PD.- En mi casa no hay rastro de pulgas, ayer aspiramos todo después de unos días de tenerla en proceso de desinsectación. Aunque ya he comentado el tema ahí atrás, quería expresar mi alegría y reflejar en este enlace una muestra del arsenal de artillería que utilicé para eliminarlas. DEP cabroncitas.

martes, 23 de agosto de 2011

Cuando te leía

Hola, buenas noches, permítame dirigirme a usted sin ánimo de protagonismo, simplemente quiero explicarle cuatro cositas a dedicación completa, sin parafernalias que lo rodeen. Por encima de todo no quiero hacerle perder el tiempo así que voy a ir al grano.

Utilizando palabras que le relacionan, es usted un tocahuevos de pandereta. Lo tenía por más listo, no sé, quizá me estoy haciendo mayor y voy calando perfiles antes ignorados. Cuando una persona se cree capacitada para despachar a diestro y siniestro sin sentir remordimiento de conciencia suele ser un ignorante; entiendo que usted peca de ello, no pasa nada, el problema radica en cuanto cruza la barrera de la educación pretendiendo dar lecciones de conducta a gente con valores humanos muy por encima de lo que pueda imaginar. Es de primero de la ESO.

La agresividad con la que despacha algunos términos, palabras utilizadas como dardos venenosos en animales moribundos no hacen más que confirmar mis sospechas: por mucho que se haga el hombre, por muy valientes que parezcan sus frases, para mí, a día de hoy, es usted un cobarde. Y lo que es peor, creo que lo hace para demostrar: tomad chicos hoy regalito de una clase magistral gratuíta para que sepáis un poco más. Mañana le compramos un detalle, no se preocupe.

Sin embargo una duda me asalta, no puedo comprender como un hombre con su cultura, experiencia, tipo aventurero y de acción -así lo refleja en narrativa y curriculum- pierda el tiempo inventando historias que poco tienen que ver con la mentalidad de la gente que vive a pie de cancha, seres a los que se supone usted pertenece. Ya ve, hay piezas que no me encajan.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Relativa importancia

Como al final lo de la furgo fue más un susto que otra cosa -taqué del motor desgastado y me entró en garantía por causa de una reparación anterior- tengo que sentirme afortunado, estaba cagado de miedo a que me gripara de nuevo.

Hoy he pasado por casa para conectarme a la red y mirar como está todo después de dieciocho días sin venir, en apariencia iba bien hasta que me ocurrió lo siguiente...

.... Abrí la puerta y se encendió la luz del detector de presencia -suena a novela-, llevaba puestas unas bermudas por encima de las rodillas y calzaba sandalias sin calcetines, venía de la playa y tenía los pies llenos de arena; como mi casa es de piedra no hacía demasiada calor para la de días que lleva cerrada, subí por la escalera hacia el salón mientras me rascaba los tobillos, me picaban una burrada. En el salón todo bien, sin rastro de ratones que hubiesen podido entrar por algún lado. Las luces estaban apagadas y no había pérdidas de agua en cuarto de baño, radiadores, tuberías... Cerré la puerta, subí cuatro peldaños más para acceder a un descansillo que utilizamos de estudio y conduce a la habitación principal. Me volví a rascar las piernas mientras miraba el suelo de madera; entre el polvillo de tener una casa cerrada tantos días pude distinguir como algo se movía, a medida que me iba fijando más movimiento percibía. Como resultado de mis investigaciones pude comprobar que tengo una plaga de pulgas de tres pares de huevos. En mis piernas debí quitar diez o doce y en el suelo ví más de cien.

Estoy ahí, en qué solución le doy al problema. He pensado en comprar tres botes de Stockade y vaciarlos por la casa, o bien unas bombas que van soltando metralla insecticida, o quizá rociarla entera con un sulfatador. Tener una casa de piedra y madera en el campo está muy bien pero siempre hay algún intruso que se cuela sin pedir permiso, en este caso una macrofiesta de pulgas, debieron quedar por el Twitter.

De momento salgo pitando que me pica todo....mañana vuelvo armado hasta los dientes.

lunes, 15 de agosto de 2011

Hace tiempo desde la última vez...

Es mi tercera semana de vacaciones, es mi segunda entrada del mes. Tanta vagancia viene provocada de manera intencionada: necesitaba desconectar, como todos. Es curioso que a medida que pasan los días menos me apetece escribir, igual que la idea de volver al trabajo y retomar mi dirección digamos normal. Si es posible, hay cosas que es mejor dejar de hacer para poder valorarlas a la baja, por lo menos para mí.

Dentro de mi cajita, me refiero a las poquitas historias que puedo ahí tener, guardo una que sirve para abrir los ojos y ver donde se encuentran las cosas bellas, este artilugio lo suelo utilizar a menudo, sobre todo cuando tengo tiempo para contemplar lo que me rodea. Funciona en todos los aspectos.

Es fácil acostumbrarse a la buena vida, para esto no hace falta hacer meditación zen ni tomar antidepresivos, sin horarios que nos limiten y una paga extra en el bolsillo somos canelita en rama, 100% autoestima. A disfrutar el momento, que todo se acaba...

domingo, 7 de agosto de 2011

Hola, ¿qué tal?

Los unos y los ceros han desaparecido de mi vida, llevo desintoxicándome ocho días utilizando una cámara digital como única dependencia. Hoy reaparecen para devolverme a la realidad y recordarme que soy adicto y consentido. Fin de terapia.

He pasado unos días en Palma; me ha gripado el coche -eso creo- cuando volvía del aeropuerto -lo había dejado allí- dirección casa; en breve contaré algún detalle más del viaje que ha resultado cuando menos curioso. El coche, si es que rompió algo de motor, tiene el record mundial de gripajes -sería el cuarto-; pienso escribir una carta a la sede central para que dejen de publicar anuncios en los que presumen de ser la empresa automovilística de nivel medio más fiable del mercado. Ya sé que no me van a devolver la pasta del coche ni la de los arreglos pero llevo gastado en él mucho más de lo que gasta cualquier figura del tuneo y quiero que lo sepan.

Luego sigo...