Translate

lunes, 30 de abril de 2012

Gabinete de recuerdos

Que fulanito -o menganita- pague la Seguridad Social porque está trabajando y además pueda vincular esa cartilla a su mujer -o marido- y sus tres hijos que por desgracia no tienen empleo es un bien mínimo del que debe disfrutar cualquier país que se considere minimamente desarrollado. Igual da si hablamos de educación, bienestar social o recursos de ese tipo. Los que tenemos la suerte de recibir un salario a fin de mes queremos que esa peña siga teniendo garantía de que si un día se ponen malos alguien los va a atender; y tendrán una cama de hospital, una operación si así lo necesitan y menú desayuno, comida y cena los días que hagan falta y alguno más para que salgan bien nutridos del hospital. ¿A dónde queremos llegar con los recortes?.

Puestos a pedir, quiero pagar más de Sanidad en mi nómina. Claro, así sé que mi dinero sirve para algo productivo. Poco me gusta hacer memoria pero no recuerdo nada semejante, tener que llegar a esto por una mala gestión del gobierno anterior no me parece argumento suficiente. Durante todos los mandatos de la Democracia -con crisis o sin ellas- disfrutamos del derecho a recibir educación y asistencia médica para todos.

Arreglaros como podáis, sois los que queréis representar al pueblo, queremos que pongáis ese talento a funcionar, ¿presumís de tenerlo?. Demostrárnoslo, pero de esta forma no.

viernes, 27 de abril de 2012

El peluco

Uno de los objetos más importantes de la colección de enseres que guardo en la furgo ha desaparecido hace meses. No lo sería tanto cuando a día de hoy ni lo he buscado ni reemplazado por otro de similares características, es decir, que resista el agua y marque la hora. Teniendo en cuenta que salgo del trabajo a las dos y vuelvo a las cuatro, y que en ese intermedio de tiempo practico un deporte en el que te mojas, un reloj sumergible parece necesario. Lo es, aunque sólo un poco.

El subconsciente es más listo que una ardilla, activa una especie de temporizador, como el de los hornos, que funciona de forma similar al que nos hace despertarnos por la mañana minutos antes de que suene el despertador para ir a trabajar. El mío en concreto me avisa a las tres y media de la tarde, me dice ojito que te quedan cinco minutitos, aprovéchalos, que nos tenemos que salir. Pocas veces se equivoca, y cuando lo hace, es porque no le hice caso.

miércoles, 25 de abril de 2012

Oda a la tierra

Eran las tres de la mañana cuando escuché el viento huracanado meneando los eucaliptos. Soplaba duro, le calculo que a unos cien Kilómetros por hora, del suroeste, porque entre los silbidos podía percibir el rugir de las olas acercándose a la orilla, orientada en esa dirección con respecto a mi casa, maravillosamente amplificado de manera natural por el embudo de las montañas en esta costa que casi nos rodea.

Hay lugares en los que se pueden apreciar las fuerzas de la naturaleza en todo su esplendor, este es uno de ellos. Un privilegio poder disfrutar del espectáculo, más aún formar parte de él aunque sea con el máximo respeto y pleitesía. Ante tamaña grandiosidad uno se siente muy pequeño.

martes, 24 de abril de 2012

Tabla de abdominales

Al hacer deporte todos los días tengo tipo fino, supongo que si no lo hiciese estaría delgado igualmente pero tendría las carnes blandas. Hoy quiero poner una receta propia para fortalecer la zona abdominal orientado a todas aquellas personas que deseen lucir vientre plano. No seguir leyendo si esperáis métodos milagrosos, sólo conozco técnicas que exigen sacrificarse.

1- El centro de gravedad hay que situarlo en esa zona, intentar que la cintura lleve el equilibrio del peso corporal. Caminar oscilando la cadera de izquierda a derecha y contraer el abdomen a cada paso. Cuanto más tiempo mejor.

2- El ejercicio más rentable que conozco es situarnos en el suelo boca arriba, el tronco y la cabeza pegados al suelo, levantamos las piernas a 30º y los pies totalmente estirados hacia delante. Manteniendo esta posición elevamos un poco la pierna izquierda mientras bajamos la derecha sin doblar las rodillas ni tocar el suelo y viceversa, cuanto más rápido y mayor número de repeticiones hagamos más se notará.

3- No cenar pesado ni tomar bebidas gaseosas a última hora. Los hidratos de carbono por la mañana y después del ejercicio. Las ingestas de comida mejor varias y ligeras. Mucha fruta.

4- Hacer deporte tres o cuatro veces a la semana. El afán de superación es casi imprescindible. Cuanto más frío se pase más grasa quemamos.

5- Dormir como mucho ocho horas. La siesta para los abuelos o de menos de una hora.

6- Mantenerse activos: en casa, con los amigos, en el trabajo, ...

Del color que yo lo veo intentamos buscar información que nos haga conseguir unos cuerpos de película pero en realidad la historia es bien simple. Con seis truquitos de andar por casa está todo solucionado.

lunes, 23 de abril de 2012

El carrito de la compra

Entiendo yo que para que un país salga de la crisis debe haber dinero circulando. Independientemente sean públicas o privadas, las empresas no se pueden permitir el lujo de despedir gente, si la sostenibilidad brilla por su ausencia habrá que echarles una mano en viabilidad antes de tomar decisiones que afectan más a la economía nacional que a los dueños de las mismas. Sí, no descubro nada, todo el mundo sabe que cuantas más compañías coticen más se genera, igual da que tengan pérdidas u obtengan beneficios.

¿Dónde se solucionan estos temas?, creo que en Bruselas; muchas de las decisiones que afectan a la mayoría de las empresas, llamémosle importaciones, exportaciones, cuotas de mercado, acuerdos, contratos, etc, pasan por el filtro de la Unión Europea. Aquí es donde hay que manejarse bien, quiero decir saber pilotar, ¿de qué nos sirve una política austera para contar con el beneplácito de nuestros vecinos si eso significa entrar por el redil?. Poca personalidad demostramos del color que yo lo veo.

No soy mucho de matemáticas, ya se nota, quizá más de fórmulas utópicas, pero me parece todo más simple de conseguir de lo que parece. Si el/la que va a Bruselas tiene talento de verdad, cierto atractivo personal y presiona porque le cuesta el pan -y el de sus hijos- estoy seguro que algo de tajada sacamos. Otra pregunta: ¿Por qué se alegran los argentinos de la "captura" de YPF?.

viernes, 20 de abril de 2012

Tres patas para una silla

Me encuentro remolón. No significa en mi caso que molo mucho, tengo pereza por escribir o no encuentro el momento para hacerlo que suena más a estar ocupado y parecer interesante. Para entendernos, flojeo en el momento de crear una entrada nueva. Típicos días en que me pregunto por qué lo hago y cómo se me ocurrió empezar esta historia. Hoy si tengo una respuesta.

Por hacer algo. Es un buen argumento, me gusta. Ocupar el tiempo libre disponible, contar cosas sobre todo a quien no pueda sentirse influenciado directamente, es decir, personas a las cuales no conozco y que en cualquier momento pueden desconectar porque les interesa una mierda lo que dice aquí. Sin condicionantes, segundo argumento válido que encuentro.

Poco más, el resto es autoterapia, un ejercicio como otro cualquiera de equilibrio mental. Largar pafuera telarañas, exteriorizar sentimientos -a escondidas- que acabarían en nada. Conocerse a uno mismo, tercer y decisivo razonamiento.

miércoles, 18 de abril de 2012

Objetivo: Blanco Humano

Sé que las estás pasando canutas y tengo mal cuerpo. Conozco las dos caras de la moneda y si me fio de las noticias, o por los datos que me pudo dar la familia de la víctima, eres culpable de mala praxis. Afortunadamente puedo hablar con propiedad porque hemos pasado tiempo juntos, creo recordar tres horas de conversación la primera vez que nos vimos y en total pueden ser unas veinte, en casi todos los momentos solos tú y yo. Aunque para tí no sirva de nada, fuiste el protagonista de la primera entrada de este humilde blog, allá por Abril del 2010; en dos ingresos de urgencia te estropeé la cena y lo que pudiera caer, ¿recuerdas?, era Sábado y estabas operativo para emergencias, o sea, si no había novedad nadie tendría que interrumpir tus planes privados. Esa novedad fuí yo, luxación de húmero y te tocó; llegaste en poco más de veinte minutos, muchos menos de los que yo esperaba y, aunque no hubo manera de colocar aquello sin anestesia general, estuvimos tres horas intentándolo. Para el siguiente episodio sí diste hecho, perfecta estocada sobre silla con respaldo acolchado en menos de una hora. Tanto tiempo a solas integra, decidimos entre los dos que había que pasar por el quirófano. En el trato personal, como médico, te doy un nueve alto, tuviste total delicadeza dentro de la agresividad necesaria para devolver el húmero a su estado natural y la información que me brindaste sobre la zona fue mejor que un curso universitario. En cuanto a la intervención quirúrjica, teniendo en cuenta que en mitad de la operación tuve un ataque de arcadas por culpa de la anestesia -no la tolero bien-, y que vomité con sonda puesta, resultó exitosa como ya comenté en esa primera entrada. Para mí, sinceramente, has sido el más comprometido de todos los doctores con los que he podido tratar aunque se te acuse de lo contrario. Desgraciadamente la vida -por un lado y por el otro- os ha golpeado duro.

PD.- Este tipo de profesiones en las que una décima de segundo decide tantas cosas si que tienen importancia real y no la que le queremos dar al deporte, por muchas medallas que se consigan, marcas olímpicas que se rebajen, champions league que gane tu equipo o decisiones parlamentarias que se tomen. Buena Suerte.

jueves, 12 de abril de 2012

Las cuentas de la lechera

No descubro nada si digo que administrar bien el dinero que cobras es más dificil que ganárselo, y todavía más complicado resulta gobernarlo así durante toda la vida. Mi madre, a quien tengo por fenómena en esta pelea diaria y que podría dar un Máster en métodos para salir adelante, se asusta cuando le hablas de las facturas que pagamos por nuestras viviendas: hipotecas, préstamos, seguros, calefacción, energía ... y se sorprende de que aún quede pasta para ropa, gasolina, restaurantes, vacaciones y caprichitos varios. Tiene razón, en el saco no cabe todo, así que aunque no sigo sus consejos como a ella le hubiese gustado si que intento controlarme. Quería comentar los métodos de chiste que utilizo:

- A la hora de encender la calefacción -caldera de gasoil- lo hago manual, es decir, bajo al garaje y le doy al botón con la mano en lugar de utilizar un programador digital. La mayoría de las veces, por no bajar, queda apagada.
- Hago deporte todos los días, el material que utilizo está reventado por el uso, renuevo menos de lo que quisiera pero no me impide disfrutar con lo que hago. Si además lo practicas al mediodía te ahorras la comida.
- Me encanta cocinar, sobre todo mezclar ingredientes en una pota. Dudo si lo hago a menudo porque me gusta su sabor o si es porque da para comer, cenar, volver a comer...
- Visto a la última: último pantalón, última camiseta...
- Me motiva ver el coche en la reserva, hace que ponga el cambio en punto muerto cuando la ocasión lo merece.
- Lavo mucho mis dientes para evitar ir al dentista, el pelo me lo cortan gratis. Lo primero no funciona todo lo que yo quisiera, lo segundo a veces hace gracia.
- Cualquier mano de obra a realizar corre de mi cuenta. Primero cuento con hacerlo hoy, o si no mañana, o lo más tardar ...
- El perro siempre come pienso. Pienso darle pronto de comer.
- Intento ser feliz porque sale más barato.

Podría poner más ejemplos pero ya me parecen suficientes disparates. Eso que tengo la suerte de tener trabajo. Recomiendo obligatoriamente seguir otras alternativas, esto sólo es un método para chalados.

domingo, 8 de abril de 2012

Mejor de vivo

No existe Semana Santa sin una creencia que la sostenga, sintiéndolo mucho, para el resto de los españoles, simplemente son días festivos. Como estoy a favor de que exista la religión cristiana porque del color que yo lo veo inculcan unos valores humanos admirables, también lo estoy de que se celebren estas fechas en los pueblos, corten las calles, retumben los tambores de las bandas hasta la madrugada y se llenen los bares de gente; igual que si viniesen los Rolling a dar un concierto gratuito aunque sea una comparación satánica.

Dejando a un lado los discursitos de medio pelo venía a comentar que hoy fui a un lugar religioso, que, según dice la leyenda, es mejor acudir de vivo si no quieres ir de muerto. Hacía años que no iba y la verdad es que me apetecía bastante volver allí. Sobra decir que no soy creyente aunque es una aportación personal a los días libres que me tocan por vivir -y nacer- en un país católico; la verdad es que soy bastante abierto en cuanto a estas historias. Por cierto, en uno de los puestos de venta de recuerdos nos regalaron una plantita del amor; parece ser que si la tienes en casa mantendrá la llama encendida, o algo así nos dijo la señora que, sonrisa y buenos deseos incluídos, suponía que habíamos llegado caminando -cuarenta y cinco kilómetros- desde nuestro lugar de origen. Cuando le dijimos que no era tal, siguió mostrándonos la misma cara -y los mismos cinco dientes- sin cambiar el discurso de buena fortuna. La planta la guardo por si acaso.

viernes, 6 de abril de 2012

Semana Espanta

Estoy un poco enfurruñado con como se está portando la climatología en estos días libres que tanto esperaba. Decidí no moverme de donde vivo porque sí, confiaba en que mi tierra soltase una semana de escándalo en cuanto a condiciones. Tal como veo las previsiones casi que valdría más tirar para una estación de montaña a catar la nieve que haberse quedado aquí, este año ni la pisé y no sería por ganas de pegarme unas bajadas. Pero bastan cuatro ingredientes para rechazar la fórmula: que uno sea de costa, la crisis, el tiempo libre y la poca nieve caída este año; ¿ir a tomar el sol? llueve en un radio de quinientos kilómetros, ¿hacer un curso de despiece de porcino? paso de estudiar, ¿contemplar el paso de las Procesiones? no soy mucho de bares, ¿leer un buen libro? tengo los dedos muy secos, pasarían mal las hojas, ¿alguna chapuza en casa? es lo que me queda cuando ya no queda nada, mano de obra de Cuaresma. Aburro hasta el infinito y más allá.

miércoles, 4 de abril de 2012

Estilo libre

Hoy es un día especial, ya no por el hecho de salir de vacaciones de Semana Santa -cinco días libres- que también influye, más que nada por una historia de biorritmos, armonía físico-emocional, equilibrio de los chakras o como quiera llamarse. No he mirado el horóscopo, quizá refleje algo positivo para los nacidos bajo mi signo, hasta llamaría la atención de un escéptico zodiacal como el que aquí chapurrea con las letras. Hablando de este tema, me sorprende que la entrada más vista de mi pequeño blog sea la que aquí enlaza, no quiero poner el nombre porque cambiaría su orden de búsqueda y no se lo merece, le he cogido cariño con el paso del tiempo. Comprobar lo que escribe la peña en los buscadores y como dan con este sitio que nada tiene que ver con lo que andan buscando me hace mucha gracia. Pido perdón si alguien se siente ofendido.

A lo que estaba, en lo del día especial, es curioso, hace frío y viento, llovió buena parte del día, no tuve suerte con el deporte, estoy sin comer y son las diez de la noche, sonreí lo mismo de siempre, salvo al perro aún no ví a nadie de la familia, ayer me acosté a las dos de la mañana...

martes, 3 de abril de 2012

Se me va de las manos

Abril está aquí, este año para mí será distinto; una duda me asalta, me corroe por dentro, no me deja dormir... Estoy planteándome ingresar en el bando metrosexual.

Nunca pensé que ocurriría esto; lo de hacerse la cera lo asociaba a temas femeninos, y la fotodepilación para casos extremos unisex; como no tengo pelo en pecho me quedaba lejísimos cualquier técnica que pudiera desvirgarme. Este verano pareceré raro si me paseo en bañador con las piernas al natural, la mayoría de los tíos las llevarán suaves como el culito de un bebé. Tremendo dilema.

Aplicando la lógica, en pocos años, las reuniones de cosméticos y venta por catálogo de joyas se harán en casa de Roberto, no en la de Manoli como antiguamente se hacían, y acudirán hombres a tomar café y comprobar el producto con demostración incluida. Las chicas, mientras tanto, pasarán la tarde en el bar, tomando birras y eructando con las colegas mientras enseñan, camiseta de tirantes incluida, los tatus y las axilas sin depilar.

Tengo un mes para pensármelo. O caigo en las garras del progreso estético o bien mantengo virilmente la poca testosterona que traía de serie. Es que, igual, en poco tiempo, lo normal será falsear la voz para hacerla más aguda, que suene dulce, acentuando las eses con silbidos y finalizar las frases con un jodó.

Y yo que me creía progresista, que engañado me tenía.

domingo, 1 de abril de 2012

Sustituto bricolaje

No hay razón para pensar que a falta de condiciones que me acerquen al deporte no las haya para pintar el tejado de mi casa. Aquí estoy metido en faena en esta despejada mañana de Domingo, bártulos ya disponibles desde ayer -cuatro horas de mano de obra- y pocas ganas de momento. Casi que voy a mirar el mar antes de coger la brocha, a ver si hay suerte y culebreo un rato hasta que el calor del sol seque completamente el rocío que cayó durante la noche. Es una buena disculpa.

Bajo el prisma generalmente ultraoptimista de este carácter con el que vine de serie, todas las obras que comienzo les doy como mucho un par de semanas para el remate. Al final, lo que iba a ser una hora dura un día, lo que se suponía un par de días son al final quince, y de ahí para arriba. Una de dos, o soy muy nulo estratégicamente hablando o es el consuelo de la hormiguita para no caer en el imposible de buenas a primeras. Preferiría que fuera lo segundo aunque según parece uno no es lo que cree ser sino el resultado de la opinión de los demás. Lo voy a dejar aquí que es un poco temprano para trabalenguas, además, tengo dos citas: una con el tejado y antes, si hay suerte, otra más salerosa.