Translate

lunes, 3 de enero de 2011

Un Ngoyan en mi salón

En casa tenemos una tela negra de aproximadamente un metro de ancho por dos de largo. Es de material acrílico con buen gramaje pues tupe como las cortinas de los cines. No, no es lisa, está pintada a mano, con motivos tribales africanos, simulando una danza al sol. Bajo mi forma de verlo, posee una calidad artística por encima de la media: está bien dibujada, tiene colorido, la composición es ordenada a la vez que llamativa y las iluminaciones son preciosas, utilizando para ello ceras de aceite y técnicas como el cuarteado. La compramos en la III Feira Internacional do Artesanato, celebrada en Peniche (Portugal), el puesto donde lo vimos estaba dedicado a Senegal y la verdad es que había objetos interesantes a buen precio. Aunque suene a falsa compasión, me dio pena regatearle al morenito porque les tengo un aprecio especial a los artistas, acabé pagando 50€ por la joya.

Haciendo una comparación con los cuadros que veo por ahí, sin nombrar a ningún pintor, me parece que he hecho una compra maravillosa. Sí, seguramente quien pintó la tela que luce ahora en mi casa no tenga nombre, ni prestigio, ni material de primera; aunque ya les gustaría a muchos de los considerados genios de la pintura tener ese talento para trazar rectas y curvas.

No entiendo la pintura abstracta, ni el impresionismo puntillista ni la madre que los parió, en muchos casos los trazos son toscos, de muñeca poco entrenada y dudoso gusto estético, aún así adornan lugares bien visibles de casas pudientes como si fuesen lo más importante, un símbolo de poder. Me gustaría saber que tipo de conocimientos artísticos tienen los dueños de los mismos y si han dibujado alguna vez en la vida como para poder juzgarlos, yo lo que creo es que se escudan en la pasta que costó conseguirlos más que en el tiempo dedicado a pintarlos. Si gente como Velázquez, Vermeer, Miguel Angel, Leonardo, Dalí, ..., levantaran la cabeza se encargarían de tirar a la cloaca mucha basura disfrazada bajo un marco de pedrería. Sí, eso también es lo bueno del Arte, tiene diferentes acepciones y lo que a unos les parece una obra maestra, a otros, un bodrio sin sentido.