Translate

martes, 11 de enero de 2011

Ni gigas ni megas

Como el tema de la informática aún está así-así entre la mayor parte de la población pero ordenadores tenemos todos -internet casi también- muchos de mis colegas me empluman sus equipos cuando les ocurre algo: tienen spyware, no arrancan, se ralentizan, saltan ventanas, el antivirus bloquea programas, no pueden ver pelis en últimos formatos, salen páginas porno cuando abres el navegador, el explorador da errores, los archivos de registro dan pena ... o quieren el software tal o cual que sirve para esto y lo otro o retocar aquella fotografía vieja y rota de la abuela que menos abuela allí hay de todo; si además les arreglas los chismes y luego te dicen que va como un tiro ya estás sentenciado. Eres su Bill Gates particular.

Ya no sé si tener experiencia con los unos y los ceros es una ventaja o un inconveniente, cuantos más equipos destripes mayor probabilidad de errores. Cuantas más cosas instales más exigentes se vuelven sus dueños. Eso que no les cobro un euro, faltaría más.

Las personas nos acostumbramos pronto a la buena vida, para lo virtual es un poco igual: antes podía ver esto, quiero que haga como el de mi vecino, tendría que ir más rápido; quiero descargar de todo y no quiero que me entre nada, .... y echamos mano del colega Bill.

Tengo la suerte -o desgracia- de haber ido escalando muchas de las fases por las que pasó todo esto, desde los tiempos del Spectrum hasta día de hoy. Me sorprende la facilidad de manejo de aplicaciones en los nuevos usuarios, gente nunca interesada en aprender el porqué de su funcionamiento pero que dominan el entorno mejor que yo.